Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

La Verdad Sea Dicha

Jóvenes delinquiendo, padres distraídos

La noche del viernes 2 de noviembre no será olvidada por la familia Ramos, ese día un par de jóvenes asaltaron al propietario de la carnicería Ramos, don Salvador, a quien hirieron en su cara con un rifle de postas.

Pero el problema no quedó ahí para la familia de la víctima, ya que en un principio los padres ocultaban a los jóvenes, por lo que la acción de la justicia se retardaba.

Debido a eso, la familia de la víctima inició en las redes sociales una campaña para obtener justicia, desde el primer momento en que sucedieron los acontecimientos.

Es evidente que como padre de familia, no te quieres enfrentar a esto: que tu hijo sea víctima o sea quien cometa un acto delictivo. Sin embargo, en ambos casos, debes asumir una actitud o para exigir justicia o para ofrecer justicia.

En el caso descrito, los padres de uno de los jóvenes asaltantes, están escondiendo a su vástago.

A Carlos Emanuel, uno de los dos responsables se le formuló imputación, le impusieron como medida cautelar una firma y prohibiciones de salir de la localidad, pero no hubo prisión preventiva, por parte del juez.

Durante la audiencia, la juez Dora Leticia Contreras no admitió la solicitud de prisión preventiva contra el muchacho por considerar que no era un acto violento y se utilizó un arma de postas, según se nos comentó por parte de elementos de la fiscalía.

Cabe mencionar que la juez no es del área de Justicia para Adolescentes, pero en su resolución utilizó la ley de adolescentes para imponer la medida cautelar de firmar y no salir de la ciudad.

Angélica, hija de don Salvador Ramos, nos comentó que estaba triste, indignada, ya que consideraba que su papá sufrió un daño físico y emocional por la forma violenta del robo.

Independiente de lo que una juez haya determinado en cuanto a que apuntar con una escopeta en la cara de la persona asaltada no era un acto violento, las familias de los jóvenes y la sociedad en general debemos ser reflexivos y asumir una responsabilidad.

En su libro de “Atrévete: Propuesta Hereje para Disminuir la Violencia en México” la socióloga y escritora Sara Sefchovich muestra su preocupación ante la creciente inseguridad en el país y hace un análisis acerca de la intervención de las madres de familia, a quienes les conmina a asumir una mayor responsabilidad a la hora de educar a los hijos y evitar que se inclinen hacia el mundo de la delincuencia.

“En México el tejido social tiene su fundamento en la familia, que para los mexicanos es la institución más importante”, expresa Sefchovich.

Y abunda: dentro de la estructura familiar mexicana hay un centro de gravedad alrededor del que orbitan muchos de los factores determinantes del caso mexicano: La madre.

Así es que la propuesta está ahí, si bien es cierto que el Estado está obligado a garantizar a sus ciudadanos la seguridad, es menester asumir una responsabilidad como sociedad en lograr un entorno de tranquilidad que sin lugar a dudas merecemos, a partir de un vínculo positivo inicial con la familia.

La verdad sea dicha.

*La autora es directora del portal MF Noticias Mexicali.

En esta nota