Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Conciencia Ciudadana

Tragedia venezolana

Lo que sucede en Venezuela es casi imposible de asimilar, descubriendo ante nuestros ojos, el nivel de deshumanización a la que hemos llegado, y las consecuencias terribles para un pueblo cuando se elige equivocadamente, a un dictador sin alma.

Recientemente Monseñor Jaime Villarroel, obispo de Carúpano, Venezuela, ha recorrido varias ciudades de nuestro país, denunciado la situación de los venezolanos y pidiendo nuestra ayuda, asegurando que Venezuela no podrá salir adelante sola. Nos explica:

Venezuela es un campo de concentración donde se están exterminando los mismos venezolanos. Este régimen que preside Nicolás Maduro, está cometiendo exterminio, matando a nuestro pueblo por hambre y falta de medicinas, viviendo una tragedia de dimensiones inimaginables.

En Venezuela se tortura, ya se han presentado casos ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Penal internacional contra el gobierno venezolano.

Esto comenzó en 1999, con la llegada de Hugo Chávez al poder. No votamos con sentido común ni con la razón. El resultado fue una tragedia: la muerte de miles de venezolanos por falta de comida y medicina,y la violación permanente a los derechos humanos. Hoy en día el 80% de las industrias están destruidas, hay escases de productos, y la inflación va ya en 270%.

El sueldo mínimo para un venezolano llega entre 4 y 6 dólares, y con esto tiene que alimentar a toda su familia durante un mes.Este dinero solo alcanza para tres o cuatro productos: un cartón de huevo, un kilo de arroz, un paquete de harina y algo de carne. No más. Hay hogares en donde su alimento es solo arroz durante todo el día.

En 2017, murieron más de 20,000 niños recién nacidos, al no haber condiciones para atender a las madres cuando dan a luz; muchas lo hacen en los pasillos del hospital. El 60% mueren en el parto. Imposible conseguir siquiera algodón alcohol o gasas.

¿Por qué no se sabe nada de esto? Los medios de comunicación están controlados por el gobierno, obligados a la propagar que en Venezuela todo es próspero, que vivimos bien, algo totalmente falso. Pero, nadie hace algo? Hace dos años, se pidió al Vaticano mediara entre el gobierno y sus opositores. Hubo diálogo; se acordó: abrir un canal humanitario para que llegaran alimentos y medicina, liberar presos políticos ( casi 2,000 solo por disentir)elecciones limpias con observación internacional .¿Qué pasó? Maduro se burló del Papa Francisco pisoteando toda la ayuda.

Esta tragedia ha obligado a los venezolanos a dejarlo todo, arriesgando sus vidas y las de sus hijos, emigrando a otros países actualmente saturados por tantos hermanos. En Cúcuta Colombia, la “Casa Divina Providencia” reparte a diario casi mil almuerzos, igual en otros doce comedores más pertenecientes a la Diócesis colombiana.

Hoy Venezuela nos necesita. Ayudemos enviando donativos abriendo la página: acn-mexico.org/Venezuela-te-necesita-m

Si esto es una cruel realidad…¿Cómo puede ser invitado Maduro a la toma de posesión del nuevo gobierno? ¿ Qué mensaje nos está dando López Obrador con su presencia? ¿ Es bienvenido alguien responsable de ver morir a su pueblo -a quien juró servir- de hambre, enfermedades e injusticias ?

¡Mujer Mexicana forja tu Patria!

* La autora es consejera familiar.

En esta nota