Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Camelot

Confundir la democracia

"Somos lo que hacemos"

Hace algunas semanas, un domingo tuve que trasladarme manejando a Ensenada, al llegar a la caseta del Hongo, un grupo sumamente reducido de personas, pertenecientes a Mexicali Resiste, intercambiaba botellas de agua por una cooperación, “lo que sea su voluntad”, a cambio de no pagar la caseta y dejar a cada carro pasar, por supuesto, me negué a ello, si la causa es justa o no, será tema de otro Camelot, no quiero ser cómplice de una ilegalidad; captó mi atención la gente en vehículos que celebraba no tener que pagar su paso por la caseta. Como si en el fondo no fuéramos todos afectados por ello.

Días después volví a vivir lo mismo en la misma caseta, mi sorpresa fue mayor cuando al llegar a Tijuana un grupo de apenas 5 personas, bajo el pretexto de demandar que se realicen trabajos en la colonia Lomas del Rubí, habían tomado la caseta de peaje demandando también una “cooperación”; al diablo las instituciones, los líderes de cada movimiento sabrán si ese dinero se destinará a pagar las caguamas, las cuotas, los moches o lo que el líder en turno decida.

El descontento social, nos guste o no, no debe ser la justificación para que alguien haga de la protesta pública la afectación de los derechos individuales o de terceros; si lo que realmente queremos es que en este país ante la ley seamos iguales Carlos Slim y cualquier otra persona, empecemos entonces por respetarlo a él y a sus empresas de la misma manera que queremos que se nos respete a cada uno de nosotros; al diablo con el argumento de los negocios del pasado, si lo que efectivamente queremos construir es un presente democrático entonces trabajemos en construir un futuro de iguales, esto es, no para unos cuantos, sino para todos.

Hablando del futuro de unos cuantos, que la senadora Alejandra León anuncie desde su curul que combatirá la concesión de la carretera a Tijuana, carece de sentido, desde hoy la invitación a discutirlo públicamente; no hay país en el mundo que pueda jactarse de garantizar el desarrollo económico de los que menos tienen a costa de combatir a las empresas que generan empleos, si ella presume corrupción del señor Slim o del Gobernador del Estado, que denuncie, que aporte pruebas verificables, no sólo un par de videos pagados en Facebook, si lo hace habremos muchos, es un decir, algunos dispuestos a jugárnosla con ella, pero con pruebas, no con un par de mentadas de madre para envalentonarnos nomás a lo güey.

Tenemos el deber de definir qué sociedad queremos, cómo aspiramos a construirla y qué estamos dispuestos a hacer para lograrlo, si creemos que algunos “movimientos sociales” aislados con argumentos que no resisten tres dedos de frente y que se han aprovechado del malestar social para hacer una agenda política, adelante, bastante caro puede costarnos el que liderazgos fundados en la protesta y no en las propuestas hagan de nuestro futuro político su presente. Hay un gobierno con amplia corrupción e ineficiencias, nuestro estado requiere lo mejor de todos nosotros si lo que queremos es sacarlo adelante. Tomar casetas, bloquear a empresas, transgredir los derechos de terceros habla mal de algunos liderazgos, con todo respeto, no somos Guerrero, no confundamos la democracia con un par de escaramuzas muy charras.

El autor es empresario, ex dirigente de la Coparmex Mexicali.

En esta nota