Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Mirador

El Creador llamó a un grupo de sus creaturas.

Llamó a Euclides.

Llamó a Copérnico.

Llamó a Galileo.

Llamó a Newton.

Llamó a Darwin.

Llamó a Pasteur.

Llamó a Madame Curie.

Llamó a Einstein.

Llamó a Stephen Hawking.

Cuando los tuvo juntos les preguntó con ansiedad:

–Díganme, muchachos: ¿lo hice bien?

¡Hasta mañana!...

En esta nota