Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Educación

Derrota anunciada

"Por el derecho a la libertad de expresión"

La forma como la ciudadanía le dijo al PRI que estaba excluido de México fue clara y contundente. La definición de los mexicanos también demostró que, inclusive los que conformaban el supuesto voto duro y los militantes de este organismo político partidario, votaron en contra de él. La enorme corrupción y la desvergüenza con la cual la ejercían no daba para más. A partir de ahora sabremos qué tan fuerte era la convicción priista; qué tan profundas estaban sus raíces en la sociedad mexicana y, si realmente le hace falta al país.

En Tecate, por ejemplo, desde hace varios trienios han ocupado un edificio estratégico, muy grande y caro, desde el cual dominaban el centro histórico de la ciudad. Ahora veremos si es que lo van a conservar, porque sus participaciones financieras se les han terminado. ¿Creen ustedes que quienes se robaron los recursos financieros de los municipios –ex presidentes, diputados locales, federales y senadores, así como funcionarios de primer nivel– se echarán la responsabilidad del pago de la renta mensual? Por supuesto que no. Ya han de andar buscando afiliarse a Morena, así son de traidores y oportunistas.

El aún presidente del PRI nacional rodeado de otros compungidos líderes de este partido, declararon que promoverán una unidad monolítica, pero ni ellos mismos muestran entusiasmo, ni determinan cuántos miembros conforman ese partido. A la par, un grupo de otros dirigentes en el Sureste mexicano han solicitado que se corra del PRI a Enrique Peña Nieto y se refunde el partido. Eso estaría mucho mejor porque ahora están refundidos en la derrota.

Las épocas de los grandes privilegios deben terminarse. Quienes se enriquecieron ilegalmente a la sombra de elecciones mañosas y de administraciones corruptas, deben ser investigados plenamente juzgados y sentenciados. La casta política debe desaparecer y surgir el refrendo constante y el respeto pleno del marco jurídico de los ciudadanos. Los mexicanos debemos recordarle Andrés López Obrador, por todos los medios a nuestro alcance, que vamos contra los funcionarios ladrones.

En Tecate, tanto Nereida Fuentes, presidente municipal, como Benjamín Gómez, diputado local, son muestra evidente de cómo se aprovecha el puesto para promover la deshonestidad. Han hecho hasta lo más infame con tal de proteger a Javier Ignacio Urbalejo Cinco, a César Moreno y a Gerardo Sosa Minakata de sus rapacerías. Sepan estos sujetos que vamos tras ellos. Que elaboraremos un archivo en el cual a todos ellos les hagamos un recuento puntual de las deshonestidades, malas actuaciones e ilegalidades que han efectuado.

Estos nuevos tiempos no lo serán si los ciudadanos no participamos cumpliendo y promoviendo el respeto a las leyes. Quienes han abusado conscientemente del poder que recibieron con nuestros votos, ahora deben actuar con precaución. Los ciudadanos no estamos por el perdón y el olvido. Por el contrario, ajustaremos cuentas y denunciaremos penalmente a quienes lo merezcan. Ya vienen las nuevas campañas políticas y volverán a las calles los mentirosos de siempre. Volvamos a darle el poder al voto y sin importar a quién elijamos, promovamos las cuentas claras. Basta de raterías y de corrupción. Vale.

* El autor es licenciado en Economía con Maestría en Asuntos Internacionales por la UABC.

En esta nota