Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Mirador

El viajero llega a Ávila de los Caballeros, en España, y visita su hermosa catedral.

En el coro mira la imagen de un famoso caballero: San Jorge. Aparece en un relieve de Cornelis en el momento en que da muerte al dragón. La bestia

tiene la forma de un extraño animal de larga cola y levantado cuello. El santo le introduce su lanza por la boca, y el dragón se retuerce en los estertores de la muerte.

San Jorge obró muchos milagros. Un día entró en un templo pagano y con un solo bramido -esa palabra empleó el cronista del prodigio- derribó a todos los ídolos de piedra que ahí recibían culto. Tres veces fue sacrificado por sus enemigos, y tres veces resucitó, siendo que Nuestro Señor lo hizo una sola vez. Quizá por la desmesura de esas leyendas la Congregación de Ritos quitó importancia en 1960 a la fiesta de San Jorge.

Hoy es su día. No sé si los milagros atribuidos a él sean apócrifos, pero sí puedo asegurar que desde que San Jorge fue puesto en duda por la Iglesia el número de dragones en el mundo ha aumentado.

¡Hasta mañana!...

En esta nota