Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Mirador

Dice un refrán antiguo:

"Febrero y las mujeres, mil pareceres".

Tintes de misógino tiene ese dicho, pues atribuye a la mujer carácter veleidoso y tornadizo. Desde luego tal estereotipo es falso. Hay señoras de carácter firme –en mi casa tengo una–, y hombres vacilantes e indecisos. (En su casa tiene uno mi mujer).

Pero este febrero sí que está resultando voluble. El día amanece gris, nublado, con un frío polar. Antes de salir a la calle te echas encima toda la ropa de abrigo que tienes en el clóset. Un par de horas después brilla esplendente el sol y sientes un calor de infierno. Luego, en la tarde, vuelve otra vez el frío y te congela.

No diré que febrero tiene caprichos de mujer.

Diré, sí, que a este mes no hay quien lo entienda.

(Y a la mujer tampoco).

¡Hasta mañana!...

En esta nota