Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / notamigracion

Mirador

El padre Soárez charlaba con el Cristo de su iglesia.

-Dime, Señor -le preguntó-. ¿Por qué existe la muerte?

-Dime, Soárez -le respondió Jesús-. ¿Por qué existe la vida?

-No comprendo.

-La vida y la muerte son las dos monedas de una misma cara, si me perdonas el juego de palabras. Esa cara soy yo, disculpa mi inmodestia. En mí confluyen la muerte y la vida, constante espiral de principio y fin, de fin y de principio. Ese ciclo no terminará sino hasta que todo llegue otra vez a mí. Entonces la muerte se convertirá en vida, en vida eterna.

-No entendí nada, Señor -declaró el Padre Soárez-. Si me perdonas el atrevimiento te diré que en ocasiones hablas como teólogo.

Exclamó Dios asustado:

-¡Yo me libre!

¡Hasta mañana!...

En esta nota