Tendencias
Cintilla de tendencias

Huracán Orlene

Ucrania

'Checo' Pérez

Yolanda Andrade

Putin juega la carta de la anexión, empujando la guerra en Ucrania a una nueva fase peligrosa

Apoyar a Ucrania podría interpretarse como un ataque directo a Rusia, empujando la guerra a un territorio desconocido y muy peligroso.

Avatar del

Por The Conversation

FOTO DE ARCHIVO: El presidente ruso Vladimir Putin asiste a una reunión de jefes de los estados miembros de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) en una cumbre en Samarcanda, Uzbekistán el 16 de septiembre de 2022. Ministerio de Asuntos Exteriores de Uzbekistán/Handout vía REUTERS/File Photo

FOTO DE ARCHIVO: El presidente ruso Vladimir Putin asiste a una reunión de jefes de los estados miembros de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) en una cumbre en Samarcanda, Uzbekistán el 16 de septiembre de 2022. Ministerio de Asuntos Exteriores de Uzbekistán/Handout vía REUTERS/File Photo

LONDRES.-Mucho ha cambiado desde la última vez que los líderes mundiales se reunieron en persona en la Asamblea General de las Naciones Unidas: una pandemia mundial, una crisis alimentaria inminente, estrés económico, desastres climáticos y, por supuesto, la invasión rusa de Ucrania.

La 77ª sesión de la Asamblea General de esta semana coincide con Ucrania logrando impresionantes avances militares contra las fuerzas rusas. Pero justo en el momento justo, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha presentado una nueva estrategia: la anexión.

Funcionarios respaldados por Rusia en las autodenominadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, a las que Putin reconoció como independientes justo antes de que sus tanques cruzaran la frontera, han pedido referéndums para unirse a Rusia.

Un voto de “sí” probablemente hará que Moscú se anexione alrededor del 15% del área total de Ucrania. Esto es precisamente lo que sucedió con Crimea, anexada y convertida en parte de Rusia por ley en marzo de 2014. Junto con la orden de Putin de movilización parcial de reservistas militares, marca el comienzo de una nueva y peligrosa etapa de la guerra.

Imperialismo moderno

Dejando a un lado el escaparate legal, la anexión, donde se toma el territorio de un país, generalmente por la fuerza, es un acto agresivo, injusto y peligroso. No es lo mismo que la cesión, que implica el intercambio pacífico de territorio, o la concesión de la independencia por consentimiento mutuo.

La anexión fue una característica del imperialismo del siglo XIX. Durante gran parte del siglo XX, desde la Liga de las Naciones hasta las Naciones Unidas, la comunidad internacional trató de prevenir este tipo de acciones y crear plataformas para la coexistencia pacífica.

Eso es porque la anexión va directamente en contra de los ideales de soberanía estatal e integridad territorial. Provoca guerras entre países e insurgencias dentro de ellos. Desde 1945, la anexión por la fuerza ha sido rara y nunca realizada por un miembro permanente del Consejo de Seguridad contra otro miembro de la ONU. Putin está poniendo todo esto patas arriba.

Ahora se desplegarán académicos, diplomáticos y medios de comunicación para justificar las acciones de Putin. La Asamblea General de la ONU sonará con retórica sobre el derecho a la autodeterminación de las poblaciones en el este de Ucrania y el fracaso del acuerdo de Minsk de 2014 para mantener la paz allí.

Es probable que Rusia cuente con el apoyo de países como Siria, Venezuela, Corea del Norte, Cuba e Irán. Las democracias liberales occidentales argumentarán que el proceso es ilegítimo. Otros países intentarán sentarse en la cerca, y aún se desconoce cómo reaccionará China.

Foto del jueves del ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, hablando ante el Consejo de Seguridad de la ONU Sept 22, 2022. REUTERS/Brendan McDermid
Foto del jueves del ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, hablando ante el Consejo de Seguridad de la ONU Sept 22, 2022. REUTERS/Brendan McDermid

El consenso global se erosiona

En un mundo ideal, estos argumentos se resolverían mediante un acuerdo unánime del Consejo de Seguridad o la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que podría resolver la disputa usando reglas y precedentes establecidos, como lo ha hecho en el pasado. Pero este no es un mundo ideal.

Rusia vetará cualquier resolución en contra de sus intereses en el Consejo de Seguridad, y no ha mostrado ninguna inclinación a permitir que la CIJ u otro organismo independiente juzgue. Putin no suspendió su invasión de Ucrania cuando la CIJ encontró que sus justificaciones para la guerra eran infundadas.

Si se anexan los territorios, la opción de instalar fuerzas de paz de la ONU se vuelve remota. Y Putin se erizará ante la idea de asegurar un acuerdo de paz renunciando a lo que ahora reclamará como territorio ruso.

A su vez, esto prolongará y profundizará las sanciones, restricciones y prohibiciones vigentes contra Rusia y los territorios ocupados.

Defendiendo la patria

Se puede esperar una mayor presión económica junto con un aumento de las transferencias de armas a Ucrania. Putin responderá de la misma manera. Cualquier esperanza de que el suministro de gas ruso a Europa se reanude antes de Navidad se evaporará.

Lo más preocupante es que si los territorios anexados pasan a formar parte de Rusia, Putin se verá obligado a defenderlos con una fuerza aún mayor. La lógica pasa de la supuesta defensa de los demás a la lucha por la patria.

Esto también puede proporcionar la justificación para una convocatoria militar a gran escala, con el reclutamiento masivo a solo un paso de distancia. Pero Putin también se está arriesgando. Movilizar a cientos de miles de rusos más en el esfuerzo militar profundizará el resentimiento contra la guerra en casa y correrá el riesgo de socavar sus propios objetivos.

Alternativamente, a pesar de las recientes advertencias del presidente estadounidense Joe Biden sobre el uso de armas nucleares tácticas, Putin puede sentir que tiene las manos más libres. La doctrina nuclear rusa prioriza la protección de la soberanía y la integridad territorial del Estado.

Si bien es poco probable que este creciente ruido de sables disuada los intentos de Ucrania de recuperar lo que Moscú ha tomado, puede hacer que muchos en Occidente se detengan. Apoyar a Ucrania podría interpretarse como un ataque directo a Rusia, empujando la guerra a un territorio desconocido y muy peligroso.

Artículo original publicado en The Conversation

The Conversation

En esta nota

Comentarios