Tendencias
Cintilla de tendencias

Covid-19

Omicron en CDMX

Carmen Aristegui

Pemex

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

"No tengo pruebas, pero tampoco dudas": Bolsonaro pone en duda al congreso tras rechazo de voto en papel

Bolsonaro subrayó este miércoles que, si bien no logró el apoyo necesario, fueron menos los diputados que se pronunciaron en contra.

Avatar del

Por EFE

Bolsonaro subrayó este miércoles que, si bien no logró el apoyo necesario, fueron menos los diputados que se pronunciaron en contra.(EFE)

Bolsonaro subrayó este miércoles que, si bien no logró el apoyo necesario, fueron menos los diputados que se pronunciaron en contra. | EFE

BRASILIA.- El congreso brasileño enterró la propuesta del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de votar en papel en las próximas elecciones en 2022, por lo que el madatario puso en dunda la desición y afirmó que fueron "chantajeados". 

El gobierno está a favor de un sistema mixto que combine el voto electrónico con un comprobante en papel fue debatida en la Cámara Baja y, de los 308 votos requeridos para su aprobación, obtuvo el apoyo de 229 diputados, con lo que fue archivada y olvidada para las elecciones presidenciales del año próximo.

Aún así, Bolsonaro subrayó este miércoles que, si bien no logró el apoyo necesario, fueron menos los diputados que se pronunciaron en contra, que sumaron 218, en una votación en la que además no participaron unos 60 legisladores.

Según el líder de la ultraderecha, eso demuestra que "al menos la mitad" de los 513 diputados "no cree en el voto electrónico", que Brasil adoptó en 1996 y que hasta ahora no había sido objeto de denuncias de fraudes, en las que Bolsonaro insiste desde hace meses.

Acusa sin pruebas

 

"No tengo pruebas", reconoció este miércoles, pero reiteró sus dudas respecto al sistema electoral, sobre las cuales garantizó que son compartidas "por la mayoría del pueblo" y por muchos diputados que rechazaron el proyecto o no votaron por "presiones y chantajes".

En su opinión, y también admitiendo que no puede probarlo, esas "injerencias" que llevaron a algunos legisladores a rechazar el voto impreso fueron responsabilidad del Tribunal Superior Electoral (TSE), que ha subrayado una y otra vez la transparencia del sistema electrónico de votación.

Aún derrotado, Bolsonaro no tiró la toalla, insistió en que las elecciones de 2022 "no serán confiables" y reiteró su tesis de que el propio TSE podría favorecer un "fraude" para volver a llevar al poder "a un ladrón", en clara alusión al exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, favorito en todos los sondeos para el año próximo.

PARA LA OPOSICIÓN Y PARTE DEL GOBIERNO, UNA PÁGINA PASADA

Los adversarios del Gobierno, tanto en la izquierda como en las derechas más moderadas, consideraron que la decisión de la Cámara de Diputados le pone fin a la cruzada de Bolsonaro por el voto impreso y deberá reducir la tensión institucional que el mandatario generó con su campaña de descrédito contra el sistema electoral.

Te puede interesar: Parlamento desecha propuesta de Bolsonaro para cambiar el sistema de voto en elecciones presidenciales de 2022

Esas tensiones llevaron al TSE a abrir un proceso administrativo contra el gobernante, que además será investigado en el Supremo por "ataques a la democracia" y difusión de noticias falsas.

El vicepresidente Hamilton Mourao, distanciado de Bolsonaro, dijo este miércoles que "el Congreso decidió y está decidido", por lo que confía en que "el asunto se haya acabado" y que eso ayude a superar el conflicto institucional.

Mourao también comentó un "inusual" desfile militar que Bolsonaro encabezó frente al Congreso poco antes de la votación, que para la oposición fue un claro intento de "intimidar" a los diputados.

"Si era eso, fue extremadamente ridículo", declaró.

En sentido similar se pronunció el presidente de la Cámara Baja, Arthur Lira, un parlamentario alienado con Bolsonaro pero que dio por "cerrado" el debate y sostuvo que "es hora de volver a la normalidad", pues "las cuerdas se han tensado demasiado".

Sin embargo, hay quienes creen que el conflicto puede continuar y prolongarse incluso hasta las elecciones de octubre de 2022.

Eso al menos sugirió este mismo miércoles el general Otávio Rego Barros, exportavoz de Bolsonaro y hoy enemistado con el gobernante.

En un artículo publicado en el diario O Globo, aunque sin citar explícitamente a Bolsonaro, el militar alertó sobre un "abismo que se agranda" con la "erosión de la racionalidad" y una "degradación potenciada por la desmedida ambición de poder" de los "insensatos incorregibles".

De hecho, el bolsonarismo no parece haberse dado por vencido y el diputado Eduardo Bolsonaro, uno de los hijos del presidente, anunció su intención de buscar apoyos para una investigación parlamentaria sobre supuestos fraudes en comicios pasados que, según él, fueron "ignorados" por la Justicia electoral.

En esta nota

Comentarios