No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

La escuela italiana dará apoyo psicológico ante Covid-19 en el nuevo curso

El Gobierno y los representantes sindicales han redactado un protocolo para permitir una vuelta a las aulas con la máxima seguridad posible.

Avatar del

Por EFE

El Gobierno y los representantes sindicales han redactado un protocolo para permitir una vuelta a las aulas con la máxima seguridad posible(Pixabay)

El Gobierno y los representantes sindicales han redactado un protocolo para permitir una vuelta a las aulas con la máxima seguridad posible | Pixabay

Roma.- Las escuelas italianas ofrecerán actividades de apoyo psicológico desde el próximo septiembre para hacer frente a situaciones de estrés o temor ante el coronavirus, una medida que fue acordada hoy por el Ministerio de Educación y los sindicatos.

El Gobierno y los representantes sindicales han redactado un protocolo para permitir una vuelta a las aulas con la máxima seguridad posible y que estará financiado con los fondos destinados a la Educación en esta crisis, 2.900 millones de euros.

"Se trata de un acuerdo importante que contiene medidas para garantizar la protección de la salud de los estudiantes y del personal y también suponen un compromiso para el futuro y la mejora de la escuela", subrayó la Ministra de Educación, Lucia Azzolina.

Una de las iniciativas es la oferta de apoyo psicológico a los alumnos y a los docentes, algo "indispensable" para afrontar "situaciones de inseguridad, estrés, ansia por la excesiva responsabilidad, temor al contagio o problemas de concentración".

Así se sugiere a los centros que refuercen los espacios comunes y su contacto con las familias, también a distancia, la creación de "portales de escucha" y se pide ayudar a los docentes en el empleo de métodos lectivos innovadores presenciales y telemáticos.

Este apoyo será coordinado por las autoridades regionales y por el Colegio de Psicólogos de cada lugar y podrá ser ofrecido tanto en los centros como a distancia.

Por otro lado, ante el comienzo del curso, el Gobierno habilitará un número gratuito de consulta para responder a las preguntas de los centros sobre la aplicación de las medidas de seguridad.

Las entradas y salidas de los colegios e institutos italianos serán distintas, se deberán indicar las reglas a respetar, evitar aglomeraciones con señales y se limitará la entrada a visitantes externos, como padres y madres, por ejemplo.

Los profesores y alumnos que se hayan contagiado de la COVID-19 en el pasado deberán presentar un certificado médico que declare que han superado la enfermedad.

Los centros deberán asegurar la limpieza "diaria" y desinfección "periódica" de todas sus zonas con un calendario bien definido y se respetará en su interior la distancia de un metro interpersonal.

Sobre el uso de protectores individuales, se señala que todo aquel que entre en los centros educativos y sea ajeno a ellos deberán usar mascarilla "obligatoriamente".

A finales de agosto el comité científico del Gobierno decidirá si los alumnos deberán usarla.

Por otro lado, la ministra Azzolina se ha comprometido con los sindicatos a estudiar modos para reducir el número de alumnos por aula y acabar con las conocidas como "clases gallinero".

El Ministerio de Educación publicó ayer miércoles una guía para las guarderías y centros de preescolar y los niños entre 0 y 6 años de edad no deberán usar mascarilla y solo podrán ser acompañados por un progenitor para evitar aglomeraciones, entre otras medidas.

Italia ha registrado más de 248.000 casos de coronavirus desde que se confirmara el primer caso, el pasado 21 de febrero, y de estos han perdido la vida 35.181 personas.

En la actualidad, y desde hace semanas, parece haber entrado en una fase de estancamiento, con entre 200 y 300 infecciones, cifras mínimas a lo largo de la crisis, pero se insiste en mantener alta la guardia y prepararse ante la reapertura de las escuelas.

En esta nota

Comentarios