No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

La catástrofe en España, el tercer foco de coronavirus en el mundo

España se convirtió este viernes en el tercer foco mundial del COVID-19, ante el reto de conseguir los recursos necesarios para atender a la población afectada...

Avatar del

Por EFE

España es ahora el tercer foco del coronavirus en el mundo.(EFE)

España es ahora el tercer foco del coronavirus en el mundo. | EFE

MADRID.- España se convirtió este viernes en el tercer foco mundial del COVID-19, ante el reto de conseguir los recursos necesarios para atender a la población afectada, mientras el país superó el millar de muertes por la enfermedad.

Un total de 1.002 personas fallecieron en España, con 19.980 casos positivos, anunció en la rueda de prensa diaria Fernando Simón, responsable del Centro de Alertas y Emergencias sanitarias y portavoz oficial para esta pandemia.

El número de fallecimientos aumentó en un 30,6 % respecto al anunciado el jueves (767), lo que supone una muerte por coronavirus cada seis minutos durante esas 24 horas. Un 52 % de los casos positivos están hospitalizados y de ellos 1.141 están en unidades de cuidados intensivos (UCI).

Esta cifras sitúan a España como tercer país con mayor incidencia de la enfermedad, solo por detrás de China e Italia.

SATURACIÓN EN HOSPITALES

Algunos hospitales, sobre todo en la región de Madrid, alcanzaron el nivel de saturación, y en algunos ya no se admiten más pacientes.

El coordinador de la emergencia admitió que hay UCI "bajo un estrés cercano al límite" y que, por la sobrecarga con que trabajan, tienen que adoptar criterios más restrictivos de admisión de pacientes.

"Estamos tratando de dar las mayores garantías de superviviencia, pero hay algunas que no se pueden garantizar", admitió Simón sobre esta situación.

El país se encuentra en estado de alarma desde el pasado sábado, cuando el Gobierno ordenó el cierre de gran parte de la actividad económica así como que la mayoría de la población se aisle en sus hogares y respete las instrucciones de las autoridades, a fin de contener la rápida expansión del virus.

Los únicos comercios que continúan abiertos son los de alimentos y productos esenciales, así como las farmacias. La construcción sigue trabajando, mientras que buena parte de la industria ha cerrado temporalmente por falta de componentes.

El transporte público se ha reducido al mínimo para permitir que los trabajadores de los servicios esenciales puedan acceder a sus ocupaciones, y se ha dado prioridad al transporte de alimentos, medicamentos y otros productos de primera necesidad.

HOSPITALES DE CAMPAÑA CON URGENCIA

En los próximos días, unidades del Ejército habilitarán un hospital de campaña con 5.500 camas para enfermos graves en el gran complejo ferial madrileño de IFEMA, informaron las autoridades.

También se habilitarán hospitales de campaña en las regiones de Valencia (este) con tres instalaciones y un total de 1.500 camas, y Asturias (norte).

Las autoridades sanitarias no dejan de repetir que la epidemia no ha alcanzado su pico en España. "Ahora mismo los datos es muy probable que infravaloren la transmisión total", recalcó Simón.

"Vienen los días peores", insistió por su parte a la prensa el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Madrid abrió ya los primeros hoteles medicalizados para tratar a pacientes leves o en cuarentena, y prevé más de 40 establecimientos de este tipo. las personas en cuarentena.

Además, el Gobierno español decidió a última hora de la noche del jueves el cierre de todos los hoteles y establecimientos turísticos, dando una semana de plazo a los visitantes para abandonar el país.

Se trata de una medida sin precedentes en un país donde el turismo es el principal sector económico (más del 14 % del PIB nacional). A cierre de 2019 había en España 12.559 establecimientos hoteleros, con 550.476 habitaciones y 1,137 millones de plazas, atendidas por 162.420 empleados.

Muchos hoteles vacíos fuera de Madrid se han ofrecido para acoger a enfermos.

"Estamos movilizando todos los recursos disponibles (...) para atender adecuadamente a todos los españoles", recalcó el ministro Illa.

Pero recordó que mascarillas, respiradores y pruebas de detección son "productos que son difíciles de obtener porque lógicamente todos los países están abasteciéndose de ellos".

Illa compareció en la rueda de prensa diaria junto al ministro de Ciencia, Pedro Duque, quien relató los esfuerzos de los investigadores españoles para desarrollar pruebas de detección rápida del COVID-19 y una vacuna que prevenga la enfermedad en el futuro.

"Esta vacuna es de una complejidad mayor y tardará un poquito más", dijo Duque, aunque prometió que "llegará y estará a disposición de los españoles".

Seis días después del confinamiento casi total de la población, se siguen sumando las grandes compañías, como Inditex o Iberia, a la lista de las que anuncian despidos temporales masivos y el presidente de la confederación de pequeñas y medianas empresas, Gerardo Cuerva, advirtió de que perderán 300.000 empleos este año si esta emergencia dura un mes.

FABRICACIÓN IMPROVISADA DE MASCARILLAS Y GEL

Son ya 300 las empresas del sector textil, con 140.000 trabajadores en España, las que se ofrecieron para producir mascarillas, batas y otros elementos de protección, informó la confederación que las agrupa, ModaEspaña.

Por el país se multiplican las iniciativas: desde tapiceros o costureras que se han puesto a fabricar mascarillas a destilerías de ron o perfumistas que ahora fabrican gel desinfectante.

En muchas zonas, voluntarios organizados cosen en sus casas mascarillas a partir de telas propias o material donado por fabricantes o comercios textiles.

Se acerca el fin de semana y, con él, la preocupación de las autoridades por que los españoles se relajen con la orden de confinamiento y se propongan viajar a sus segundas residencias en pueblos y playas.

"No se puede viajar", afirmó tajante el director operativo adjunto de la Policía, José Angel González, que anunció un refuerzo de la vigilancia en las carreteras: "Tenemos vigilancia por tierra, mar y aire".

La Policía aprovecha la rueda de prensa diaria para destacar comportamientos ejemplares o censurables. Ayer detectó desde un helicóptero un fiesta multitudinaria de jóvenes madrileños en un lugar inhóspito, y fueron multados. Otras 75 personas fueron detenidas por todo el país.

El jefe del Estado Mayor de la Defensa, el general Miguel Villaroya, lo resumió a su modo: "Hoy es viernes, pero en estos tiempos de guerra o crisis, todos los días son lunes". 

En esta nota

Comentarios