No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

La campaña de Trump en medio del caos económico en EU

El coronavirus arrojó a la economía de Estados Unidos a una peligrosa espiral descendente...

Avatar del

Por AP

El coronavirus arrojó a la economía de Estados Unidos a una peligrosa espiral descendente...(AP)

El coronavirus arrojó a la economía de Estados Unidos a una peligrosa espiral descendente... | AP

BALTIMORE. — El coronavirus arrojó a la economía de Estados Unidos a una peligrosa espiral descendente, y las esperanzas de reelección del presidente Donald Trump ya se encuentran atrapadas en el repentino torbellino.

Durante los próximos siete meses, Trump podría estar haciendo campaña en un país perseguido por el miedo a la pérdida de empleo, la bancarrota y la enfermedad. Esto requerirá un pivote notable para el presidente, que ha aplaudido implacablemente el alza del mercado de valores y la fortaleza de la economía como el predicado central para un segundo mandato.

Muchos economistas dicen que el estímulo federal esperado no evitará una recesión. Los legisladores presentaron un plan de emergencia por 1,4 billones de dólares y dijeron que, junto con otras medidas de la Reserva Federal, el rescate financiero podría inyectar 2 billones a la economía estadounidense.

Las acciones ya han colapsado. Las empresas y las escuelas están cerrando para tratar de contener el avance del virus. Las solicitudes del seguro por desempleo sugieren que los despidos semanales pronto podrían eclipsar lo peor de la crisis económica previa. Analistas del banco Goldman Sachs estiman que 2,25 millones de estadounidenses solicitaron ayuda por desempleo la semana pasada, poco más del total de puestos creados en todo 2019.

“Nada puede detener una recesión económica ahora”, dijo Aaron Sojourner, profesor de la Universidad de Minnesota y execonomista de la Casa Blanca. El experto agregó que las principales preguntas que enfrentan los legisladores son cómo el país puede capear una recesión, cuándo pueden terminar las cuarentenas generalizadas y cómo se pueden preservar suficientes empleos para impulsar una recuperación.

La economía y la política han chocado de una manera tan profunda que nadie sabe cómo se desarrollarán las elecciones en noviembre. El destino de Trump puede depender de cuánto dure la recesión y si los estadounidenses consideran que es un impacto externo causado por la naturaleza o el resultado de negligencia o incompetencia del gobierno.

“La situación no es buena, eso es diferente de decir que el presidente es responsable de ello”, dijo Patrick Ruffini, un estratega republicano. “Es mucho más fácil explicar una recesión profunda como un acto de Dios”.

Sin embargo, los votantes podrían no sentirse tan indulgentes. La administración ha minimizado repetidamente los riesgos económicos y de salud del coronavirus. Hace solo un mes, el principal economista de la Casa Blanca sugirió en una reunión con periodistas que la pandemia perjudicaría poco el crecimiento.

En esta nota

Comentarios