Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / ONU

Extremistas israelíes prenden fuego en oficina de la UNRWA en Jerusalén Este

Ataque de residentes israelíes obliga al cierre temporal de la sede de la UNRWA en Jerusalén Este. Philippe Lazzarini exige acción de parte del gobierno israelí.

Ataque de residentes israelíes obliga al cierre temporal de la sede de la UNRWA en Jerusalén Este. Foto: Captura de Pantalla

JERUSALEN.- El comisionado general de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA), Philippe Lazzarini, anunció el cierre temporal de la sede de la agencia en Jerusalén Este tras un ataque ocurrido el jueves.

Gravedad del incidente

Según Lazzarini, residentes israelíes prendieron fuego al perímetro de la oficina, lo que resultó en grandes daños en la zona exterior.

“Nuestro director con la ayuda de otros miembros tuvieron que apagar el fuego ellos mismos, ya que los Bomberos y la Policía israelíes tardaron un poco en aparecer”

—  Philippe Lazzarini

Además, el comisionado general denunció la presencia de una multitud acompañada por hombres armados fuera del complejo, entonando cánticos instando a “quemar Naciones Unidas”. Lazzarini compartió un video del incidente en el que se escuchan estas proclamas.

Incidentes anteriores afuera de las instalaciones

“Se trata de un hecho escandaloso. Una vez más, las vidas del personal de la ONU corrieron un grave riesgo”

—  Philippe Lazzarini

En meses recientes, Lazzarini señaló que extremistas israelíes han estado organizando protestas frente al complejo de la UNRWA en Jerusalén, lo que ha llevado al acoso e intimidación regular del personal de la ONU. “Esta semana, la protesta se volvió violenta cuando los manifestantes arrojaron piedras contra el personal y los edificio”, explicó.

El comisionado general hizo un llamamiento a las autoridades israelíes para garantizar la protección del personal y las instalaciones de las Naciones Unidas, de acuerdo con el Derecho Internacional. Además, instó a que se investigue a los responsables del ataque y se les haga rendir cuentas, advirtiendo sobre las peligrosas implicaciones de no hacerlo.

Con información en El Financiero

En esta nota