Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Estados Unidos

Empleado de Target mató a puñaladas y martillazos a un compañero de trabajo que le robó un sándwich; es sentenciado a 100 años de cárcel

El hombre planeó su venganza luego de acusar a la víctima de robarle un sándwich, por lo que lo esperó en un estacionamiento, lo apuñaló y lo golpeó con un martillo hasta la muerte.

ESTADOS UNIDOS.- Un extrabajador de Target de Virginia fue sentenciado a un siglo de prisión por apuñalar y matar a golpes a un colega al que acusó de robarle el almuerzo.

Durante su sentencia del martes, Bazen Berhe, de 25 años, amenazó con matar o herir a más personas a menos que recibiera el castigo más severo posible, dijo el fiscal de la Commonwealth, Steve Descano, en un comunicado de prensa.

Un juez del condado de Fairfax impuso a Berhe una pena de prisión de 100 años, con 30 años suspendidos, por lo que pasará los próximos 70 años tras las rejas.

Mató brutalmente a su compañero

Berhe, de Alejandría, estaba trabajando en Bailey’s Crossroads Target cuando, en abril de 2021, tendió una emboscada al conserje de una tienda, Hernán Leiva, de 58 años, y lo mató con cuchillos y un martillo.

Berhe fue acusado de asesinato en primer grado por el salvaje asesinato, que, según él, fue provocado cuando Leiva robó su comida del refrigerador de la oficina el 14 de abril, informa el NY Post.

El descontento trabajador de Target dijo que estaba molesto por el presunto robo y pasó los siguientes días planeando su venganza homicida. Posteriormente, Berhe compró un martillo y un par de cuchillos mientras salía de su turno en Target y les dijo a los detectives que pasó el día siguiente “entrenando para el asesinato”, según el comunicado de prensa.

El tercer día, el 17 de abril, Berhe llegó al estacionamiento de empleados de Target y esperó a Leiva. Cuando el desprevenido conserje se presentó a trabajar, Berhe se fue contra él con su arsenal de armas, apuñalándolo y golpeándolo, antes de huir.

Se entregó a las autoridades

Poco tiempo después, Berhe regresó al aparcamiento y se entregó a los policías que investigaban el crimen.

Berhe confesó inmediatamente el asesinato de Leiva y se declaró culpable de asesinato en primer grado en octubre de 2023.

Leiva era un nativo de El Salvador que vivía en Falls Church, Virginia, con su pareja, Esperanza, y sus dos hijos, según su obituario en internet, que lo elogiaba como un “trabajador extraordinariamente fuerte y una figura prominente para su familia”, que era a su vez muy querido por su gran sentido del humor.

Fue una figura ejemplar y un faro de luz en tu momento de oscuridad”, escribió su hijo Jesse Leiva en la descripción de una campaña de GoFundMe.

Te puede interesar: Clienta desnuda amenaza a personal de una tienda con un pelapapas y se masturba frente a la policía en Florida

En esta nota