Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / NASA

Tras fallar en su misión lunar, Módulo Peregrine se desintegra en su regreso a la tierra

El módulo lunar Peregrine se incendió al reingresar a la atmósfera terrestre, cayendo en el océano Pacífico.

MIAMI.- El módulo lunar de aterrizaje Peregrine experimentó un incidente este jueves al ingresar a la atmósfera terrestre, resultando en un incendio y posterior caída en el océano Pacífico.

Este suceso ocurrió diez días después de su lanzamiento y tras experimentar dificultades en su trayectoria hacia la Luna, según informó un funcionario de la agencia espacial estadounidense NASA.

Richard Stephenson, responsable de la estación de seguimiento de la NASA en Canberra, Australia, reportó la pérdida de la señal del Peregrine a las 20:59 GMT, coincidiendo con el momento programado para el retorno del módulo a la Tierra al suroeste del archipiélago de Fiji, en el Pacífico Sur.

Como estaba previsto por el equipo de la misión, Peregrine tuvo una pérdida de señal a las 20:59 GMT sobre (la antena de seguimiento) DSS36 de Canberra. Es una pena que tuviera que terminar así, pero la misión lo hizo con estilo”, detalló Stephenson en un mensaje publicado en su cuenta de X.

Se prevé que pocos o ningún fragmento del Peregrine sobreviva intacto en la superficie del océano.

La empresa estadounidense Astrobotic, responsable del módulo, había indicado previamente que estaba colaborando con la NASA para garantizar que el regreso de la nave, con dimensiones de 1,9 metros de alto y 2,5 metros de ancho, no representara un problema en términos de escombros o seguridad.

Dificultades en la Misión Peregrine Uno

La Misión Peregrine Uno (PM1) fue lanzada el pasado 8 de enero con éxito en el nuevo y poderoso cohete Vulcan Centaur de United Launch Alliance (ULA) desde la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral, Florida, pero a las pocas horas empezó a perder energía.

A pesar de que los ingenieros de Astrobotic trabajaron para salvar la misión, la nave se quedó sin energía para llegar a la superficie lunar y convertirse en la primera nave estadounidense en alunizar desde 1972.

La estrategia de regreso incluyó quemar el motor principal para minimizar el riesgo de que los escombros llegaran a la superficie terrestre.

El modulo, que iba a realizar el primer aterrizaje robótico lunar comercial estadounidense, incluía una veintena de cargas de clientes que incluyen a la propia NASA, con cinco de ellas para estudiar la superficie, la atmósfera y el entorno de radiación de la Luna.

Igualmente cinco ‘rovers’ autónomos en miniatura de la que fue catalogada como la primera misión lunar de México, y otro pequeño vehículo explorador diseñado por estudiantes de la Universidad Carnegie Mellon, entre muchas otras cargas privadas, incluyendo una de una compañía fúnebre espacial.

Te puede interesar: ¡No llegó a la Luna! La nave espacial Peregrine vuelve a la Tierra tras un frustrado alunizaje

Peregrine fue la primera misión del programa Commercial Lunar Payload Services (CLPS) de la NASA para acelerar la ciencia lunar colocando experimentos dirigidos por la agencia a bordo de módulos de aterrizaje y naves espaciales comerciales.

La próxima misión del programa se prevé para febrero, cuando Intuitive Machines, con sede en Houston, lance su módulo de aterrizaje Nova-C sobre un cohete SpaceX Falcon 9.

En esta nota