Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Crimen

Hombre mata a puñaladas a su exnovia embarazada semanas después de que ella le salvara la vida

Semanas después de que la mujer de 32 años, quien estaba embarazada, le salvara la vida a su expareja y padre de sus dos hijos (y el tercero por nacer), el hombre esperó a que fuera a recoger ropa a su antigua casa y la mató a puñaladas junto al bebé

AUSTRALIA.- La relación con su pareja había puesto a prueba a Michelle Darragh hasta el límite, pero a lo largo de los años había perdonado el comportamiento tóxico de Benjamin Coman varias veces. La trabajadora social de 32 años le había dado muchas oportunidades a su pareja y tenían dos hijos pequeños, que eran su mundo. Sin embargo, cuando quedó embarazada de su tercer hijo, las cosas empeoraron considerablemente, según narra el medio Mirror.

Michelle y el carpintero Coman vivían en Bayswater North, al este de Melbourne, Australia, con sus hijos. Habían estado juntos durante unos cinco años. Al crecer, Coman había sido amiga de su hermano menor, y su familia se sorprendió cuando comenzaron a salir.

Como parte de su trabajo, Michelle participó en la rehabilitación de drogas, y aunque siempre pensó primero en los demás, Coman, de 29 años, hizo lo contrario. Visitaba burdeles y trabajadoras sexuales y era un consumidor de drogas que gastaba el dinero de la familia en cannabis, metanfetamina y cocaína.

Alimentos envenenados

A pesar de que Michelle continuaba mostrándole lealtad, el hombre la acusó de tener una aventura con su mejor amigo y sugirió que uno de sus hijos no era suyo. Las acusaciones fueron infundadas a partir de que Coman se quedó dormido en su cumpleaños número 30 en septiembre de 2019 y creyó erróneamente que había aprovechado la oportunidad para engañarlo.

La relación intermitente fue turbulenta, pero ella continuó tratando de hacer que funcionara y en 2021 descubrió que estaba embarazada de su tercer hijo. Ella consideró que podría ser una oportunidad para un nuevo comienzo, pero Coman continuó con actitudes agresivas pese al estado de Michelle.

Michelle descubrió que había gastado más de 80 mil dólares australianos en un automóvil deportivo, y había tomado el dinero de los 100 mil que habían ahorrado para un depósito en una casa. Ella estaba devastada y únicamente le confió esa información a un amigo suyo, diciéndole que “sentía que su vida era un desastre”.

Según se menciona, Coman le había pedido que abortara y le dio un ultimátum: el bebé o él. Para septiembre de 2021, se había llevado a sus hijos y se había mudado con sus padres, Dianne y Ashley.

Coman entró en un ciclo vicioso, pero Michelle le seguía mostrando amabilidad al padre de sus hijos.

Le salvó la vida y le pagó con muerte

El mismo mes lo encontró en su automóvil, que se estaba llenando de gas tóxico de una tubería conectada al tubo de escape. Ella lo arrastró fuera del auto y le salvó la vida, sólo tres semanas antes de que él la apuñalara hasta la muerte.

Coman pasó una semana en una sala de salud mental, donde fue tratado por depresión y abuso de sustancias. Dijo que pensaba que Michelle lo estaba rastreando a través de un chip en su cerebro, que los supermercados estaban envenenando su comida y que estaba siendo espiado, según reveló un psiquiatra forense. Sin embargo, a pesar de ser una persona peligrosa, fue liberado con medicamentos y regresó a casa.

Tres semanas después de salvarle la vida, Michelle les dijo a sus padres que iba a recoger algo de ropa de la casa que una vez había compartido con Coman. Tenía 12 semanas de embarazo.

Era el 9 de octubre, y Michelle dejó a sus hijos con su mamá y su papá mientras se dirigía a su antigua casa. Más temprano ese día, ella había pedido asesoramiento legal y le había enviado un mensaje a Coman instruyéndole que transfiriera dinero a su cuenta.

No puedes tomar todo el dinero y dejarme sin nada, eso es injusto", escribió, pero no respondió.

Sus padres se preocuparon cuando Michelle no regresó y no contestó su teléfono. Alrededor de las 19:00 horas, su padre, Ashley, condujo a la casa, donde llamó pero no obtuvo respuesta. Al entrar en la casa, entró en un dormitorio, donde descubrió a su hija muerta y a Coman herido en el mismo lugar. Michelle había sufrido varias puñaladas, mientras que Coman tenía heridas de cuchillo en el estómago.

Apuñalado fatalmente

Ashley se dio cuenta de que Michelle estaba muerta y creía que Coman también lo estaba. Llamó a una ambulancia y luego a su esposa. "Es nuestra peor pesadilla", gritó por teléfono. Cuando llegaron los servicios de emergencia, declararon muertos a Michelle y a su hijo por nacer; Coman todavía estaba vivo.

Fue llevado al hospital y puesto bajo vigilancia mientras se sometía a una cirugía. Los investigadores creían que había apuñalado a Michelle y sus heridas fueron autoinfligidas. Durante el interrogatorio, admitió el asesinato.

Coman dijo que cuando Michelle llegó, había considerado suicidarse frente a ella, pero en cambio se abalanzó sobre ella con un gran cuchillo de cocina y la apuñaló en el muslo mientras intentaba correr.

Una vez que me abalancé sobre ella, pensé: 'Tengo que seguir adelante con esto, ella necesita morir ahora'", dijo a los detectives.

Michelle sufrió abrasiones y laceraciones, lo que sugiere que había sido golpeada, y murió de una puñalada en la espalda, que se extendió hasta su cuello y le cortó la columna vertebral. La muerte habría sido casi instantánea. Coman luego se apuñaló repetidamente en el estómago.

La asesinó una persona “de confianza”

Después de declararse culpable de asesinato, Coman enfrentó una audiencia de presentación en febrero de este año. La fiscalía dijo que Michelle había sufrido un ataque sostenido antes de ser apuñalada fatalmente en la espalda con un cuchillo de 20 cm, por el hombre cuya vida había salvado unas semanas antes.

Su defensa dijo que en el momento del asesinato Coman sufría de depresión psicótica, pero los expertos insistieron en que sabía lo que estaba haciendo cuando hundió el cuchillo en su ex.

Sentencia de 25 años

En marzo, Coman, ahora de 31 años, fue sentenciado a 25 años de prisión con posibilidad de libertad condicional después de 20 años. El juez lo calificó como un ataque vicioso y un impactante abuso de confianza contra una mujer que había hecho todo lo posible para que su relación funcionara. Aceptó que Coman había estado sufriendo de problemas de salud mental, pero dijo que eso no redujo su culpabilidad moral. El crimen había sido impulsado por los celos y la ira.

Sabías muy bien lo que estabas haciendo cuando atacaste y mataste a Michelle", dijo.

Los padres de Michelle están criando a sus hijos, ahora de dos y cinco años. Un día descubrirán que mientras su madre salvó la vida de su padre, él se llevó la suya.

En esta nota