No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

Luis, hace "el trabajo sucio en el IMSS" que "nadie quiere hacer"

Desde un cuarto  al que pocos pueden ingresar, Luis, trabajador del Instituto Mexicano del Seguro Social, convive todos los días con el Covid-19 sin que hasta ahora se haya infectado pese a "hacer el trabajo sucio, que nadie quiere hacer".

Avatar del

Por El Universal

Luis, hace "el trabajo sucio en el IMSS" que "nadie quiere hacer"(Internet)

Luis, hace "el trabajo sucio en el IMSS" que "nadie quiere hacer" | Internet

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde un cuarto  al que pocos pueden ingresar, Luis, trabajador del Instituto Mexicano del Seguro Social, convive todos los días con el Covid-19 sin que hasta ahora se haya infectado.

Su trabajo no se ve pero es fundamental en esta pandemia: El lavado y tratamiento de la ropa que llega de los hospitales del IMSS de la zona norte del Valle de México, que atienden en estos momentos casos del nuevo coronavirus que ha dejado 2 mil 271 muertos.

Todos los días llegan a la planta norte de lavado sábanas, almohadas, batas, camisones, colchas  de los hospitales General de Zona  29 (San Juan de Aragón), 28 (Magdalena de las Salinas), 48 (San Pedro Xalpa), 58 (Santa Mónica), 72 (Gustavo Baz), 57 (La Quebrada).

“Yo hago el trabajo sucio que nadie quiere hacer”, asegura el joven en conversación telefónica debido a las restricciones en el área donde labora. Él parte de un grupo de trabajadores que se encarga de esta tares, que, dice, muchas veces “los derechohabientes no valoran”.

Menciona que convive con el Covid-19, como lo hizo hace 11 años con el virus de la influenza AH1N1, pues en plena crisis sanitaria de esa época llegó a la planta de lavado.

“Cuando fue lo de la influenza yo ya estaba aquí ya tengo 11 años de antigüedad, nadie se enfermó de eso de hecho a mí en esos días me dio gripa y los del sindicato (del IMSS) me mandaron a la clínica 24 y me hicieron la prueba de la AH1N1 y salí negativo, sólo era una gripa normal”, destaca.

Sobre el proceso de lavado, Luis explica que la ropa contaminada por Covid-19 les llega en bolsas verdes etiquetadas con cinta testigo y marcadas con las siglas del nuevo coronavirus: Covid-19.

“Hay un compañero que la separa por concepto, porque en ese mismo bulto echan lo que es una sábana, una bata del paciente, una compresa de campo. El compañero hace el trabajo de separar: la sábana con la sábana y los camisones con el puro camisón porque también en ese mismo bulto está llegando ropa de los posibles y positivos. Él trabaja en un cuarto, donde está la ropa contaminada”, relata.

Detalla que la ropa tiene lavado especial que dura  hora y media, porque primero lleva un enjuague con pura agua, después otro  igual con pura agua y después viene lo que él llama prejabonadura, con  agua y un ácido especial, de 8 a 10 minutos.

“Después de eso, siguen dos jabonaduras, una es con prelavador y detergente y la tercera jabonadura es con puro detergente, como si fuera el jabón”.

“Luego vienen dos enjuagues más con pura agua y luego otras dos jabonaduras con cloro; viene otro enjuague y al último se utiliza un neutralizante, que viene siendo como un aromatizante. Así es el proceso de lavado de una ropa contaminada”, refiere.

La ropa se está tardando 15 días en regresar limpia, la que está contaminada.

Luis comenta que las cargas de ropa proveniente de hospitales Covid-19 se han incrementado, con 30 cargas diarias, por lo que se están tardando más de una semana en regresar la ropa limpia para pacientes y personal médico.

“Prácticamente nosotros estamos haciendo el trabajo sucio y el derechohabiente no valora eso”, sostiene.

Agrega que para evitar algún contagio, se equipan con “pantalón de cirujano, encina otro pantalón de ropa desechable. Después  dos filipinas de tela, una bata quirúrgica y encima una bata desechable de papel pellón, botas normales que se cubren con dos botas desechables, guantes de carnaza por si llega a salir una aguja y debajo de los guantes de carnaza,  guantes de látex”.

Además, se colocan cubrebocas, goggles, turbantes, careta. “Se usa un químico especial en el cuerpo y ya cuando termina la ropa desechable se va a la basura, vienen por ella para incinerarla, y la ropa de tela la vuelve a poner en un bulto y  a bañar”.

En esta nota

Comentarios