No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

Joker refleja falta de empatía a personas con enfermedades mentales: Sicólogos

Algunos podrían considerar su risa ya sea con el Síndrome de Tourette o Epilepsia Gelásltica.

Avatar del

Por Cetys Universidad

Algunos podrían considerar su risa ya sea con el Síndrome de Tourette o Epilepsia Gelásltica.

Algunos podrían considerar su risa ya sea con el Síndrome de Tourette o Epilepsia Gelásltica.

TIJUANA, BC.- Académicas de la Escuela de Psicología de CETYS Universidad campus Tijuana realizó un análisis sobre la película el “Joker/Guasón”, ya que la cinta muestra a un ser humano que al pasar por varias etapas dolorosas, decide convertirse en un villano, esto en el marco del Día Mundial de la Salud Mental.

La Dra. Marina Alvelais Alarcón, Directora de la Escuela de Psicología de CETYS Tijuana, refirió que en este personaje vive en una ciudad caótica, con serios problemas de basura, de ratas, de ingobernabilidad y con ausencia de líderes políticos. Se percibe un individuo que es sacrificado por la sociedad como chivo expiatorio para saciar el cúmulo de situaciones de desigualdad social que han colapsado la psique del personaje principal.

La oscuridad del personaje genera un interés de principio a fin, se ve en la película un deterioro en su mente. La esencia oscura del Joker la vemos hasta que adopta al personaje, a partir de ciertos eventos bizarros, siente que empiezan a notarlo y lo aprueban por primera vez”, observó la académica.

 

Por su parte, la Mtra. Deyanira Torres Martin, Docente de la Escuela de Psicología en CETYS, resaltó el impacto social que alcanza la película por la falta de empatía de la sociedad por estar tan concentrados con sus propias vidas.

“Estamos tan ensimismados en nosotros que el otro no existe, no nos interesa, no hay solidaridad, ni la ayuda al otro, incluso desde el gobierno porque vemos que aun cuando el personaje tenía una pequeña asistencia psicológica esta no le ayuda en absoluto. Mucha gente se identificaría con este personaje, un fantasma al que no ven y que sufre bastante”, indicó la Mtra. Torres.

LA RISA

Algunos podrían considerar su risa ya sea con el Síndrome de Tourette o Epilepsia Gelásltica. Sin embargo, la Dra. Alvelais, resaltó que el director describe coherentemente la enfermedad y mostró cómo la sociedad le exige a quien tiene una psicopatología entrar a un rango de “normalidad” tanto laboral como socialmente.

“La mamá lo nombra ‘Happy’, laboralmente es un payaso que su función es hacer reír. A pesar del dolor, tenía que mostrarse sonriente, No puedes pretender reírte cuando lo que toca es llorar, Arthur vive con esta represión, atado a atender a una madre cuando ni siquiera era capaz de atenderse a sí mismo. Ante la carga excesiva y la exigencia el lado oscuro se empieza a liberar y va dejando lo que no puede asumir”, examinó la Dra. Alvelais.

 

En ese sentido, las expertas concluyeron que la película de Todd Phillips es el reflejo de una sociedad que no acepta las enfermedades mentales que genera y que busca normalizarlas, o enmascararlas al costo que sea.

“La película refleja falta de humanidad, de empatía. Si vemos la escena del programa de TV es muy potente, es otra imagen paterna que le falla al Joker, lo llama como invitado para burlarse y lucrar con él. Se muestran diversas figuras de autoridad que fallan invariablemente en los diferentes estratos, se nos deja ese vacío de liderazgo, de empatía y de respeto social”, concluyó la Mtra. Deyanira.

En esta nota
  • Joker
  • Enfermedades mentales

Comentarios