Tendencias
Cintilla de tendencias

Sequía en Monterrey

Violencia en Michoacán

Salman Rushdie

La Academia

El multihomicidio y el niño bañado en Sangre: Caso Fausto de Ecatepec 1991

Al preguntarle a este niño que había pasado, con su reducido vocabulario dijo que un médico había operado a su madre.
 

Avatar del

Por Redacción/GH

El multihomicidio y el niño bañado en Sangre: Caso Fausto de Ecatepec 1991(Pexels)

El multihomicidio y el niño bañado en Sangre: Caso Fausto de Ecatepec 1991 | Pexels

ECATEPEC, Edomex.- Con el paso de los años, las noticias parecen repetirse una y otra vez, al punto que nos hace pensar que ya nada nos sorprende, que hemos visto y escuchado de todo, sin embargo, hoy toca regresar 31 años atrás para conocer uno de los casos más impactantes en México que puede intrigar hasta al más desensibilizado y que llenó horror las portadas de los diarios en diciembre de 1991.

Se trata del que es considerado el primer multihomicidio de la era moderna en el Estado de México, y a continuación, te presentamos la reconstrucción de esta historia basada en hechos reales, que se ha creado a lo largo de los años por varios medios de comunicación.

El niño bañado en Sangre

Estos hechos tienen lugar el primero de diciembre en la colonia Jardines de Morelos, en Ecatepec, una zona que parecía ser un lugar tranquilo para vivir fue testigo de una escena que estremeció al país entero. 

Esta construcción de los hechos se basa en los testimonios, principalmente en las declaraciones de los elementos de seguridad Eusebio Torres y Elías González, quienes fueron contratados para proporcionar seguridad a la colonia.

Uno de estos custodios relata "estaba de guardia en la oficina. De pronto, timbró el teléfono de manera insistente. Al responder, se identificó uno de los compañeros para reportar que había ocurrido un homicidio", los agentes arribaron de inmediato al sitio referido, la calle "Volcán, de la sección Elementos" y la sorpresa que se llevaron fue horrible, pues en la escena descubrieron a cinco víctimas degolladas y a un niño de 3 años de nombre Alejandro, quien era el único testigo y se encontraba bañado en sangre.

Al preguntarle a este niño que había pasado, con su reducido vocabulario dijo que un médico había operado a su madre.

Te puede interesar: Así descubrieron al "Monstruo de Ecatepec" que canibalizaba víctimas: "Las hacía tamales"

Las primeras versiones de este caso fueron escritas en notas que no revelaban nombres de sospechosos, ni motivos. No obstante, décadas después autoridades mexicanas decidieron develar la carpeta de investigación bajo el nombre Fausto.

¿Qué ocurrió? 

La mayoría de los integrantes de la familia Chávez López, había perdido la vida en una noche, en que Alejandro Chávez Sahagún y su esposa, Febe, ambos maestros de la primaria Juan Jacobo Rousseau, regresaban a su domicilio luego de haber asistido a un festejo.

Un amigo de la pareja que también acudió a la fiesta insistió en llevarlos hasta su casa. Es por este motivo, que este individuo parecía tener varias señales de cometer esta retorcida acción, y como tal, fue el único aprehendido.

Sin embargo, las indagatorias y peritajes establecieron que el homicida no actuó solo, sino que tuvo cómplices. Además, todo apuntaba a que primero asesinaron a las hijas del matrimonio, tres jóvenes de 10, 12 y 18 años.

Según las investigaciones llevadas a cabo, indican que este atentado se trató de una venganza personal y poco a poco las conjeturas empezaron a salir a la luz.

Caso Fausto de Ecatepec 1991

El profesor Alejandro, era dueño de dos escuelas y además se dedicaba a comprar automóviles, los cuales arreglaba para después venderlos. Es entonces que para reparar un “oldsmobile '' convertible, el padre de familia contrató al hojalatero José Julio Cipriano Luna, con quien había acordado una fecha de entrega y una cantidad de dinero.

No obstante, José Cipriano, no concluyó a tiempo el trabajo. Le faltó poco para terminar, sólo era cuestión de pulirlo. Pero el maestro se llevó el vehículo tras haberle reclamado, quedando a deber 600 mil pesos, que hoy en día equivaldría a la suma de dos mil pesos, que Alejandro no pagó, deuda que provocaría un profundo rencor y futuras rencillas.

Fue a las ocho de la mañana del 2 diciembre, que un mariachi que caminaba por la calle tras regresar del trabajo notó al niño de tres años de aspecto elegante y de clase media alta, caminando afuera de su casa. Al acercarse a él notó que su cuerpo y ropa estaban repletos de un color rojo.

Todo parece una visión completamente irreal, lo primero que pensó este hombre era que el niño se encontraba sucio y lleno de lodo, pero la verdad es que era sangre seca. El niño le explica que su mamá fue operada por un doctor y que por eso no despertaba.

El pequeño Alejandro, forma parte de una lista interminable de historias reales repletas de dolor y tristeza, a las que parece nos hemos acostumbrado. 

Ecatepec es uno de los sitios más inseguros en México, uno de los 125 municipios del Estado de México donde se estima que nueve de cada diez crímenes terminan impunes. Sin embargo, algo rescatable de todo este lamentable caso, es que a gracias trabajos de rastreo y búsqueda de información, se logró la captura de los tres responsables de este homicidio múltiple.

Se trata de José Julio Cipriano Luna, de 28 años, el hojalatero, y Alejandro Cruz Martínez de 18 años, de ocupación comerciante y Adán Robledo, de 20 años, trabajador de una empresa que expedía garrafones de vidrio.

Esta explicación de los hechos se basa en la narración de la columnista Evelia Domínguez del medio El Sol de Cuernavaca y en un podcast original de la plataforma Spotify narrado por el popular artista mexicano Damián Alcázar, donde podrás escuchar más detalles de este impactante caso.
 

En esta nota

Comentarios