México Día de las Madres

Descanso y ayuda en el hogar, "regalos" que ahora piden las madres mexicanas

 Las flores, la ropa, los chocolates, los perfumes y los electrodomésticos han quedado en segundo plano para las madres mexicanas que ante sus múltiples ocupaciones ahora piden como regalos tiempo y ayuda en el hogar.

Avatar del

Por EFE

1/4
 Las flores, la ropa, los chocolates, los perfumes y los electrodomésticos han quedado en segundo plano para las madres mexicanas que ante sus múltiples ocupaciones ahora piden como regalos tiempo y ayuda en el hogar. "En México lo que la mamá quiere es que un día 'le den vacaciones' de ser madre, un día en el que no tenga que hacer las labores de la casa", explicó la doctora en Psicoterapia, Nancy Steinberg.(EFE)

 Las flores, la ropa, los chocolates, los perfumes y los electrodomésticos han quedado en segundo plano para las madres mexicanas que ante sus múltiples ocupaciones ahora piden como regalos tiempo y ayuda en el hogar. "En México lo que la mamá quiere es que un día 'le den vacaciones' de ser madre, un día en el que no tenga que hacer las labores de la casa", explicó la doctora en Psicoterapia, Nancy Steinberg. | EFE

 Las flores, la ropa, los chocolates, los perfumes y los electrodomésticos han quedado en segundo plano para las madres mexicanas que ante sus múltiples ocupaciones ahora piden como regalos tiempo y ayuda en el hogar. "En México lo que la mamá quiere es que un día 'le den vacaciones' de ser madre, un día en el que no tenga que hacer las labores de la casa", explicó la doctora en Psicoterapia, Nancy Steinberg.(EFE)

 Las flores, la ropa, los chocolates, los perfumes y los electrodomésticos han quedado en segundo plano para las madres mexicanas que ante sus múltiples ocupaciones ahora piden como regalos tiempo y ayuda en el hogar. "En México lo que la mamá quiere es que un día 'le den vacaciones' de ser madre, un día en el que no tenga que hacer las labores de la casa", explicó la doctora en Psicoterapia, Nancy Steinberg. | EFE

 Las flores, la ropa, los chocolates, los perfumes y los electrodomésticos han quedado en segundo plano para las madres mexicanas que ante sus múltiples ocupaciones ahora piden como regalos tiempo y ayuda en el hogar. "En México lo que la mamá quiere es que un día 'le den vacaciones' de ser madre, un día en el que no tenga que hacer las labores de la casa", explicó la doctora en Psicoterapia, Nancy Steinberg.(EFE)

 Las flores, la ropa, los chocolates, los perfumes y los electrodomésticos han quedado en segundo plano para las madres mexicanas que ante sus múltiples ocupaciones ahora piden como regalos tiempo y ayuda en el hogar. "En México lo que la mamá quiere es que un día 'le den vacaciones' de ser madre, un día en el que no tenga que hacer las labores de la casa", explicó la doctora en Psicoterapia, Nancy Steinberg. | EFE

 Las flores, la ropa, los chocolates, los perfumes y los electrodomésticos han quedado en segundo plano para las madres mexicanas que ante sus múltiples ocupaciones ahora piden como regalos tiempo y ayuda en el hogar. "En México lo que la mamá quiere es que un día 'le den vacaciones' de ser madre, un día en el que no tenga que hacer las labores de la casa", explicó la doctora en Psicoterapia, Nancy Steinberg.(EFE)

 Las flores, la ropa, los chocolates, los perfumes y los electrodomésticos han quedado en segundo plano para las madres mexicanas que ante sus múltiples ocupaciones ahora piden como regalos tiempo y ayuda en el hogar. "En México lo que la mamá quiere es que un día 'le den vacaciones' de ser madre, un día en el que no tenga que hacer las labores de la casa", explicó la doctora en Psicoterapia, Nancy Steinberg. | EFE

 Las flores, la ropa, los chocolates, los perfumes y los electrodomésticos han quedado en segundo plano para las madres mexicanas que ante sus múltiples ocupaciones ahora piden como regalos tiempo y ayuda en el hogar. "En México lo que la mamá quiere es que un día 'le den vacaciones' de ser madre, un día en el que no tenga que hacer las labores de la casa", explicó la doctora en Psicoterapia, Nancy Steinberg.

En esta nota

Comentarios