Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mexico / CDMX

CDMX: ¿Por qué activaron una contingencia ambiental en la Zona Metropolitana del Valle de México?

Este fenómeno está relacionado con un tema de “variabilidad climática” en la Ciudad de México.

Entre marzo y junio de este año se estima que haya entre tres y ocho contingencias ambientales por ozono y cinco olas de calor en la ZMVM.

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras la activación de la Fase 1 de contingencia ambiental por ozono en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), el 22 de febrero, Víctor Hugo Páramo Figueroa, titular de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), explicó a El Universal.

Este fenómeno está relacionado con un tema de “variabilidad climática”, ya que actualmente se registran temperaturas muy elevadas, lo que favorece las concentraciones de ozono.

A principios de febrero, la CAMe adelantó que entre marzo y junio de este año se estima que haya entre tres y ocho contingencias ambientales por ozono y cinco olas de calor en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM).

Debido a las contingencias en la CDMX también se realiza el programa Hoy No Circula, restricción vehicular que está vigente de las 05:00 a las 22:00 horas.

Estos pronósticos están basados en las estadísticas que se tienen de los últimos 10 años, “sin embargo, como sabemos, hay un tema de variabilidad climática, que están cambiando las condiciones del clima, lo que vemos es que ahora, en los meses, como febrero, por ejemplo, ya se registran temperaturas muy elevadas, de más de 27 grados (como ocurrió este jueves). Esas temperaturas, de alguna manera, son una condición necesaria en altas concentraciones de ozono”.

El titular de la CAMe explicó que en el caso del jueves se juntaron las altas temperaturas, con la inversión térmica de la mañana, debido a que aún nos encontramos en un mes frío, con la radiación solar, debido a que hubo cielo despejado por el anticiclón, lo que da “las condiciones propicias para que se formen estas altas concentraciones de ozono, cuando no tenemos vientos que los puedan dispersar”.

Busca UNAM pronósticos más certeros

Páramo Figueroa explicó que todos los modelos de prevención que se tenían eran las condiciones climáticas “normales” que se tenían antes, por ello, en conjunto con el Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático de la UNAM trabajan para actualizar estos modelos de pronósticos “para que podamos tener información más certera”.

Con una antelación adecuada para poder, sobre todo, advertir a la población, a aquella que es más sensible a la contaminación. Hay algunas que son más sensibles a la contaminación, como los ancianos, los niños, las mujeres embarazadas, aquellos que tienen enfermedades cardiovasculares o respiratorias. Lo importante es que ellos estén enterados de que se puede dar esta situación y que se protejan”, dijo.

En esta nota