No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Policiaca Jueces ordenaron aplicar el Protocolo de Estambul para indagar presuntas irregularidades en la investigación llevada a cabo por la PGJE

Investigan tortura en contra de dos acusados por homicidio

Avatar del

Por Saul D.Martinez

Investigan tortura en contra de dos acusados por homicidio

Investigan tortura en contra de dos acusados por homicidio

“Me vine hasta el Juicio Oral para demostrar que soy inocente, porque creo en el Derecho, y porque tengo un hijo con el que no convivo desde hace tres años que estoy encerrado”, dijo con voz entrecortada Luis Rodolfo Rendón Torres.

El estudiante de séptimo semestre de Derecho de la UABC, detenido desde 2015, subió al estrado y declaró, junto con otro co-imputado acusado de homicidio calificado, en la última audiencia del Juicio Oral en su contra.

Luego de sus declaraciones, la audiencia que debió de haber sido para los alegatos de clausura del Juicio Oral, se convirtió en la audiencia en la que las Jueces ordenaron la investigación de actos de tortura en contra de los dos imputados.

Luis Rodolfo Rendón Torres, por primera vez desde que se abrió la investigación, declaró sobre lo ocurrido ese día de marzo, cuando fue detenido.

Frustrado

Luego de que le retiraron las esposas, Luis Rodolfo caminó al estrado. La declaración se hizo en base a las preguntas de sus abogados defensores, Pedro Ariel Mendivil y Mario Flores Bogarín.

Ataviado en camisa, pantalón de vestir y tenis blancos, el estudiante de Derecho comenzó a narrar lo ocurrido ese día, al mismo tiempo que familiares suyas comenzaron a romper en llanto entre el público de la sala 8 del Centro de Justicia de Calle Sur.

En su versión, nunca supo los planes del tercer acompañante y supuesto autor material del homicidio, solo dijo que le habían pedido un “aventón” a cobrar un dinero con el cuñado del tercer sospechoso.

Durante su detención, dijo haber sido golpeado por agentes ministeriales, en una oficina ubicada en la calle Yugoslavia. En ningún momento pudo ver la carpeta de investigación y no pudo ver un abogado defensor desde que fue detenido, hasta la primera audiencia.

“Me siento triste y frustrado, porque tengo tres años detenido por algo que no cometí”, expresó.

“Una deuda de drogas”

El co-imputado, Víctor Manuel Villa Pulido, contó una historia similar. El tercer sospechoso era conocido suyo y solo lo conocía como “El Betillo”, quien le dijo que su cuñado le debía “un dinero”. Él asumió que se trataba de drogas, porque “sabía que a eso se dedicaban”.

En ambas declaraciones, concuerdan en que “El Betillo” se bajó del auto en el que le dieron aventón al fraccionamiento Villas de la República. Luego de unos minutos escucharon los disparos y el sospechoso regresó al vehículo.

Con el arma a las costillas, Luis Rodolfo encendió el vehículo, amenazado por el tercer sospechoso, quien bajó del auto en el cruce de la calle Novena y bulevar Lázaro Cárdenas.

La detención de ambos ocurrió en una taquería sobre la carretera a San Felipe. Hasta el momento el arma no se ha encontrado y ambos detenidos dieron negativo a la prueba del rodizonato de sodio, es decir, no hubo prueba material que los señalara de haber disparado un arma.

Protocolo de Estambúl

De acuerdo a su declaración, Villa Pulido fue quien llevó la peor parte tras su arresto, pues se le consideraba el autor material del homicidio.

Al momento de ser interrogado por agentes ministeriales, dijo, le colocaron un collarín médico acojinado en el rostro y lo golpearon en varias ocasiones, para así no dejar marcas.

Junto con los golpes, el no acceso a un defensor público a tiempo ni una puesta a disposición inmediata ante la Fiscalía, las jueces que integran el Tribunal de Juicio Oral, ordenaron aplicar el Protocolo de Estambúl, para casos de tortura de detenidos.

A través de exámenes y peritajes, se determinará el grado de afectación, en caso de haberlo, y se deberá de contar con él a más tardar el próximo miércoles.

Así, la audiencia en la que se expondrían los alegatos de clausura de Juicio Oral, en el que figura como víctima Juan Pablo Ríos Ibarra, se pospuso hasta que se determine si hubo o no tortura en el proceso de ambos imputados.


Comentarios