No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali Aceite quemado y basura abunda en la zona

Desastre ecológico en canal del ejido Sinaloa

Los residentes temen por afectaciones a su salud causadas por los fuertes olores que salen del canal.

Avatar del

Por Nicolle De León

Hace tres días vertieron cientos de litros de aceite en el agua.(Foto: Víctor Medina)

Hace tres días vertieron cientos de litros de aceite en el agua. | Foto: Víctor Medina

En un espejo negro incompatible con la vida silvestre se convirtió el agua del dren del ejido Sinaloa, pues el aceite que vertieron contaminó agua, suelo y el aire que respiran los propios habitantes de la zona rural.

Un riachuelo de aceite lleva hasta el cuerpo de agua, donde los pájaros ya no descansan, el olor cala a las fosas nasales, y a la vista la postal se asimila a aquellos documentales televisivos en mar abierto contaminado por petróleo, pero esta vez, se trata de Mexicali.

Basura enmarca el lindero del canal, las botellas de plástico, todas negras, flotan como barcos de papel, para estancarse al final del dren, justo donde los perros callejeros se resguardan y buscan comida entre los deshechos humanos.  

La señora Johana Campoy, vive desde hace cuatro años frente al dren, impresionada relató que el sitio representa un peligro para la salud de su familia, pues el olor a aceite y gasolina se intensifica por las tardes.

A unos metros del dren, hay una preparatoria en construcción, por ello decidieron que lo taparían con tierra y escombro, sin embargo la gente aprovechó para echar su basura, y en este caso desechos peligrosos como el aceite.

“La gente no sé que pensó, creyó que sería un basurero, empezaron a echar basura, y amaneció así, no sabemos quién fue, pero es mucha la contaminación, echan hasta animales muertos, sin mentir hasta borregos hemos encontrado”, declaró la ama de casa.

Johana explicó conforme va aumentando la temperatura el dren expide olores más fuerte, similares a los de un taller mecánico, además es una preocupación por el miedo a que sus hijos caigan en el agua pegajosa.  

Comentarios