No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Zona Sísmica

Los mexicalenses demostraron que cuando se trata de buenas causas son más los que buscan aportar un granito de arena y ayer decenas de ciudadanos salvaron al menos a 20 perros de ser sacrificados.

Por Zona Sísmica

Buena causa 

Los mexicalenses demostraron que cuando se trata de buenas causas son más los que buscan aportar un granito de arena y ayer decenas de ciudadanos salvaron al menos a 20 perros de ser sacrificados.

Un ciudadano utilizó las redes sociales para anunciar que varias mascotas serían sacrificadas de no ser adoptadas, y para sorpresa de muchos, una larga fila a primera hora de ayer se apreciaba en las instalaciones de Control Animal.

La buena noticia fue que todos los animales que estaban para ser adoptados fueron colocados en una familia cachanilla y varias familias más se quedaron en lista de espera para tener un perro, por lo que seguramente en esta semana se podrán ver de nueva cuenta filas para adoptar.

Con otra visión

En medio del periodo de descanso y de los supuestos “goles” de fin de año, este lunes 6 de enero, el Grupo Minarete inició actividades a todo vapor, al convocar al presidente del Congreso del Estado, Víctor Manuel Morán Hernández; la diputada local Monserrat Caballero Ramírez y al secretario de Finanzas del Estado, Adalberto González Higuera, para que el próximo lunes aclaren los criterios utilizados por los diputados de Baja California para aprobar nuevos impuestos y aumentar algunos de los ya existentes.

El grupo que fue fundado por Carlos Mora, Jaime Bonilla Valdez, Salvador Morales Riubí, José Galicot, Carolina Aubanel, Héctor Osuna Jaime, René Treviño, Tonatiuh Guillén, Laura Torres y Carlos Barboza, entre otros, considera pseudorepresentantes de la IP en Baja California a los grupos que hoy se manifiestan contra el aumento a los impuestos.

Y van más allá al acusarlos de pretender socializar en medios lo que, desde su punto de vista, no pueden justificar ante sus supuestas representaciones, tratando de justificar acciones de administraciones pasadas que aún les siguen costando a los ciudadanos.

Accidentado arranque

Donde parece ser que las cosas no andan del todo bien es en el Instituto Municipal del Deporte de Rosarito, Imder, pues no solo en menos de tres meses se ha cambiado de director, sino ahora también de administrador.

Dicen que el ex director Luis Alberto Esquivel salió huyendo por la serie de irregularidades que encontró a su paso, entre ellas las concesiones otorgadas al Centro Acuático Rosarito y a varios campos deportivos que literalmente han sido tomados por “vivillos” del deporte que utilizan estos espacios como negocio particular.

El actual director de esta dependencia, Mario Enrique Gutiérrez Tinoco, no canta mal las rancheras pues se asegura que da preferencia a sus amigos, por eso paga con dinero público fuertes sumas por consumo de luz a la Unidad Deportiva Emiliano Zapata, la cual no pertenece al Ayuntamiento.

Para rematar, hace algunos días la ahora ex administradora de esta paramunicipal Durky Yosira fue “comisionada” de emergencia a la Dirección de Comunicación, pues acumulaba un altero de quejas en su contra por parte de los empleados del Imder, quienes continuamente debían sufrir su mal humor y desplantes.

De hecho, dicen que antes de salir de la dependencia, en su ira por dejar el cargo rompió documentos de programas y vaya usted a saber de qué más se deshizo, pero parece ser que fue premiada con un nuevo encargo municipal, sin que hasta ahorita, al menos, haya consecuencias.

Comentarios