No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Zona Sísmica

Parece que ni la derrota sufrida en las pasadas elecciones locales ha unido a los integrantes del PAN en Baja California, quienes en medio de la renovación siguen enfrascados en irregularidades y reclamos.

Por Zona Sísmica

Blanquiazules

Parece que ni la derrota sufrida en las pasadas elecciones locales ha unido a los integrantes del PAN en Baja California, quienes en medio de la renovación siguen enfrascados en irregularidades y reclamos.

Y es que resulta que panistas afines a Enrique “Kiki” Méndez, candidato al Comité Directivo Estatal (CDE) del PAN, acusan que su contrincante Carlos Aguirre Amparano falsificó firmas de panistas para poder reunir las necesarias para presentar su candidatura.

Aguirre Amparano fue secretario del actual CDE, bajo el mando del tan criticado José Luis Ovando Patrón; todo indica que el PAN no ha aprendido la lección y lo han dejado ver en su proceso interno para elegir a quien guiará a los panistas de cara al próximo proceso electoral.

Asesora a Bujanda

Ahora que el ex diputado local, Raúl Castañeda Pomposo, recibió su constancia de master en juicios de mediación y con su título de Dr. en Materia Constitucional, se ha convertido en el principal asesor de Miguel Ángel Bujanda, amigo de todas las confianzas del ex Gobernador Francisco ‘Kiko’ Vega de Lamadrid.

Castañeda Pomposo anda inquieto porque aún no se le resuelve el estatus de su expulsión, situación que comparte con Bujanda y por lo menos ahora está en la banca, pero se ha encargado de reunirle un cuerpo de "asesores" al ex coordinador del gabinete de Kiko Vega.

Raúl Castañeda, dicen que puede ser colocado en una de las salas de justicia de la recién creada Fiscalía que dirige Guillermo "El Titi", Ruiz, pero no ha pasado aún el filtro, a pesar de que tiene la palanca de su hermano Javier Castañeda, titular del recién instituto para devolverle al pueblo lo robado y que siempre lo ha rescatado de las filas del desempleo.

Personaje incómodo

Dicen que los caprichos de Humberto “el pato” Valdez no tienen límites, pues este personaje hace y deshace en el Gobierno de Rosarito, ya que, oficialmente ni siquiera tiene un nombramiento pero se mete como la humedad en todas partes exigiendo de todo.

Apenas hace algunos días, se emberrinchó y dejó tirada su “chamba”, la cual por cierto nadie entiende, pero como él actúa como si fuera el mero preciso hay pocos que se atreven a reclamarle.

Los que conocen de estos menesteres aseguran que “el pato” trae vara alta, por eso ni siquiera la presidenta municipal Araceli Brown Figueredo hace muchas olas, aun y cuando le causa varios inconvenientes en el manejo de su Gobierno.

De hecho, parece ser que el zipizape que obligó al  “pato” a ausentarse surgió durante un recorrido por las zonas afectadas por los devastadores incendios ocurridos hace unas semanas, y “el pato” urgió a la alcaldesa para que terminaran la jornada pues según él tenía que irse, lo que motivó el malestar de Brown Figueredo a tal grado que le dijo que si tanta era su prisa, si quería pues que se fuera, y así lo hizo.

Después de ello, se ausentó varios días lo que atrajo festejos anticipados de quienes se quejan de su continua prepotencia, pero poco duró el gusto pues “el pato” ya está de vuelta y dicen que viene con las plumas en la mano.

Humberto Valdez, ya de vuelta, quiere tomar las riendas, sobre todo del área jurídica del Ayuntamiento luego de que su amigo Javier González, a la sazón director de General de Gobierno Municipal, presentara su renuncia señalando al Síndico José Luis Zazueta y al Secretario de Gobierno Manuel González, de atacarlo para meter a panistas en lugar de gente de confianza, sobre todo en esa área y la jurídica.

Dicen que los goles en esa cancha están a todo lo que dan y ni siquiera Araceli Brown tiene conocimiento de las jugadas que “el pato” hace con su gente de confianza.

Los más optimistas consideran que no pasarán muchos días para que “el pato” se emberrinche de nuevo y abandone al Gobierno Municipal, pero lo que no saben es cuántas veces podrá ir y venir a su antojo.

Comentarios