No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Votemos bien

Las elecciones, mejor dicho, las campañas que hacen diversos candidatos y candidatas muestran la disputa por cargos públicos, por ver quien tiene más reflectores, por ver como se obstaculiza y critican las propuestas (y el historial) de los contendientes, de los partidos y de sus representantes. Mientras tanto, a los ciudadanos se trata de dividirlos, de forzarlos a definir entre a y b, entre sí y no, entre lo presente y lo pasado, entre una visión modernizadora y un retroceso a la era del carbón, a la fabricación usando mulas o caballos, al viejo trapiche.

Las elecciones, mejor dicho, las campañas que hacen diversos candidatos y candidatas muestran la disputa por cargos públicos, por ver quien tiene más reflectores, por ver como se obstaculiza y critican las propuestas (y el historial) de los contendientes, de los partidos y de sus representantes. Mientras tanto, a los ciudadanos se trata de dividirlos, de forzarlos a definir entre a y b, entre sí y no, entre lo presente y lo pasado, entre una visión modernizadora y un retroceso a la era del carbón, a la fabricación usando mulas o caballos, al viejo trapiche.

Todos los candidatos, me alarma decirlo, se acusan o acusan a terceros de  corruptos, de ineficientes, e incluso de estar o haber estado actuando con ilegalidad. Al parecer, nadie se  escapa de acusaciones negativas y eso es lo que se transmite a los electores; lo negativo en lugar de proponer modernidad y visión de futuro a nuestro estado y ciudades impetuosas como Mexicali. También he visto reproches y acusaciones entre aspirantes y actuales funcionarios, entre miembros de un mismo movimiento o partido lo que, hasta donde me acuerdo, no se había visto en anteriores procesos electorales. Divergencias, incluso percibo, entre visiones estatales y municipales, entre quien está en el puesto y quien contiende para reemplazarlo, aunque ambos están estrechamente relacionados.

En general pienso que cuando menos hay dos sectores que influyen en las decisiones de voto el próximo 6 de junio. Uno se refiere al género, a las mujeres, pues habiendo dos visibles candidatas a la gubernatura, pueden obtener muchos votos femeninos. Otro considero es el sector empresarial, que quiere certeza en las reglas del juego y que éstas no cambien ya iniciado el partido, como en los casos que hemos vivido de cancelaciones a proyectos de inversión, a obras para generar energía limpia y con ello el cuidado del medio ambiente, a cobros de agua aparentemente sin transparencia, a expropiaciones por supuestas disputas personales pero dándole el toque de uso público, por ejemplo.

Ya estamos muy cerca de  la jornada electoral y como ciudadanos comprometidos y responsables, deberemos definirnos que queremos de gobierno, quienes serán los mejores representantes de nuestros derechos y peticiones; debemos, estimados lectores entre definir si regresamos al pasado, a las últimas décadas del siglo XX o, impulsamos un modelo para el desarrollo equilibrado y sustentable en el siglo XXI, en otras palabras, hay que pensar bien si es abiertamente hacia la derecha o hacia la izquierda o, como tercera opción, apoyar un modelo llamémosle “hibrido” de izquierda-centro-derecha como una alianza que se formó por tres partidos opositores al actual partido en el gobierno.

Quiero recordar en este espacio que no solo hay dos grandes alianzas de partidos o dos visibles mujeres contendiendo por el cargo de gobernador; hay más, hay candidatos y candidatas de partidos “locales” o ajenos a los tradicionales grupos. Ahí están Movimiento Ciudadano, el Partido de Baja California, Partido Encuentro Solidario, Redes Sociales Progresistas y el partido Fuerza México.

Pero de ese gran abanico de candidatos a los puestos de elección popular, muchos no tienen oportunidad de ganar, por lo que, para terminar, invito a que pensemos bien nuestros votos y como lo dije la vez anterior, la moneda está en el aire y depende de nosotros de qué lado caiga.

  * El autor es Consejero y Consejero Nacional de Index, además de Director de Recursos Humanos para LatinAmérica en Newell Brands.

Comentarios