No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Violencia contra las mujeres

El primer trimestre 2020, en plena entrada de la pandemia, fue el mas violento para las mujeres mexicanas desde que se empezó a medir estas estadísticas en 2015.

Ni golpes que duelan ni palabras que hieran”.

COLECTIVO LAS REGUERAS

El primer trimestre 2020, en plena entrada de la pandemia, fue el mas violento para las mujeres mexicanas desde que se empezó a medir estas estadísticas en 2015. 964 mujeres fueron asesinadas durante ese periodo, de los cuales 720 fueron homicidios dolosos y 244 fueron clasificados como feminicidios.

Estos números representan casi un 10% de incremento contra la misma cifra del año anterior, donde el feminicidio, entendido como un crimen de odio, el asesinato de una mujer por el hecho de serlo, creció 16%. La violencia feminicida se refleja no solo en asesinatos, sino en las agresiones que son victimas donde el 60% de denuncias femeninas son relacionadas a lesiones dolosas, donde durante el primer trimestre 2020 sumaron 15,592 denuncias, mismas que representan solo el 10% de la realidad.

La Ley General de Acceso de las Mujeres a una vida libre de Violencia define violencia feminicida como cualquier acción u omisión hacia las mujeres que les cause daño o sufrimiento psicológico, físico, patrimonial, económico, sexual o la muerte. Según esta Ley la violencia se puede dar en el ámbito familiar, laboral, comunitario, institucional y político.

El Centro Nacional de Prevención del Delito y Participación Ciudadana, perteneciente al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Publica (SESNSP), establece seis objetivos prioritarios para prevenir la violencia, de los cuales el objetivo 4 es la prevención de la violencia homicida y feminicida, focalizada en municipios con mayor rezago social e incidencia delictiva, destinando $28 mdp a programas de prevención de violencia de género, y red de mujeres constructoras de paz.

En este eje en particular el SESNSP está coordinado con el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), y la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM). INMUJERES, a través de su Red de Mujeres Constructoras de Paz, promueve la participación de las mujeres en labores de pacificación y resolución de conflictos, identificado las principales fuentes de la violencia, y proponiendo acciones de solución, compartiendo mejores prácticas y experiencias internacionales.

Por su lado, CONAVIM tiene la responsabilidad de diseñar la política nacional para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia feminicida, coordinando a los tres órdenes de gobierno. Algunas de las principales líneas de acción que CONAVIM está proponiendo son las siguientes: Solicitar a los Tribunales de Justicia locales contar con juzgados de guardia para dar tramite urgente a asuntos de violencia feminicida. Solicitar a las Fiscalías Estatales el acceso efectivo de las mujeres a la justicia, a través de la implementación de Centros Especializados de Justicia para las Mujeres.

Solicitar el seguimiento puntual a través de los servicios de salud de la NOM 046, referente a las políticas de prevención de violencia contra las mujeres. Solicitar la correcta aplicación de la NOM 025 para evitar el acoso y hostigamiento laboral en el ámbito empresarial. Desde la COPARMEX estamos en el proceso de firmar un convenio con el SESNSP, INMUJERES y CONAVIM, para a través de nuestros 65 centros empresariales en el país, auxiliarlos en la correcta implementación y articulación de los programas antes descritos. La violencia contra las mujeres es uno de los grandes flagelos que azotan nuestro país, y da pauta a todos los problemas que tenemos en el tejido social. El éxito de su erradicación depende del trabajo conjunto de sociedad y gobierno.

*El autor es presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública del Estado.

Comentarios