No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Vengan esos cinco

El 1 de noviembre pasado, el momento histórico que vivía el estado por el ascenso de un nuevo partido al gobierno, luego de 30 años de panismo, era eclipsado por la discusión de la llamada Ley Bonilla.
 

Por Rosa María Méndez Fierros

El 1 de noviembre pasado, el momento histórico que vivía el estado por el ascenso de un nuevo partido al gobierno, luego de 30 años de panismo, era eclipsado por la discusión de la llamada Ley Bonilla.
La presencia de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, como enviada del presidente, Andrés Manuel López Obrador vestía de color ambiguo el acto.
Y es que el 26 de septiembre pasado, ante el pleno del Senado de la República, Sánchez Cordero consideró que la ampliación de mandato de Bonilla Valdez era inconstitucional.
Una afirmación similar había realizado el 18 de julio pasado, como abogada, como ministra, según especificó.
Por eso, el primer minuto del 1 de noviembre la duda que se esparcía en BC era si la enviada del presidente mantendría su dicho en la toma de protesta de Bonilla Valdez.
No lo hizo.
Pero no sólo no ratificó su anterior expresión, sino que calificó de legal, en estos momentos, que el próximo período gubernamental sea de cinco años.
"Hoy es legal, porque el Congreso que emitió la norma estaba facultado para emitir las normas, entonces hay una presunción de legalidad", nos dijo.
Y de nueva cuenta, el río de la duda, presunción, de la objetividad legal y de la opinión pública, de uno y otro bando, volvió a revolverse.
Algo que no nos merecemos los bajacalifornianos.
Pero no sólo eso, luego de las declaraciones de la legalidad que Sánchez Cordero hizo a esta reportera, se las presumió al gobernador Bonilla Valdez, durante un "Live", quien a carcajadas celebró dicho acto, como quien se siente ganador de un gran round.
Estos comentarios fueron reprobados por el ex candidato, Jaime Martínez Veloz, quien los calificó de irresponsables y que "exhiben el doble juego y el pisoteo a las leyes mexicanas por parte del Gobierno Federal en el caso de Ley Bonilla".
Abogados en materia constitucional y electoral consultados por esta columnista consideran que la funcionaria federal está en lo cierto, hay "presunción de legalidad en los cinco años", pero será la Corte la que determine si se queda así o se regresa a los dos años.
Sin embargo, para el especialista en temas electorales, Joel Abraham Blas Ramos el problema original en este nuevo lío es que el Congreso del Estado asumió facultades del Instituto Estatal Electoral al entregar un bando solemne por cinco años y no por dos como lo estableció el órgano electoral.
Para el constitucionalista, Daniel Solorio la expresión “es legal “ en boca de Olga Sánchez  significa que al haber pasado por el proceso legislativo, la Ley Bonilla tiene, por el momento, la presunción de legitimidad que tiene toda norma jurídica, en tanto no haya sido declarada inválida por la SCJN, en cuyas manos se encuentra.
Sin embargo en el video grabado la madrugada del viernes entre Bonilla y Sánchez Cordero, esta última mencionó que esa norma pervivirá, expresión que generó ruido al abogado consultado.
Y pervivirá es un verbo intransitivo que significa durar o seguir viviendo [una cosa], a pesar del tiempo, de los problemas o de las dificultades.
De nueva cuenta es pertinente decir que serán los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación quienes, después de su período de vacaciones de fin de año, los que definan el tiempo que dure el próximo período gubernamental.
Mientras, nadie puede cantar victoria.
Ni decir, vengan esos cinco, aunque el río esta más revuelto que nunca.
La verdad sea dicha.


* La autora es directora del portal MF Noticias Mexicali.

Comentarios