No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Vayamos a votar

En las últimas opiniones he tratado el tema de las elecciones y lo que está detrás del proceso. En esta ocasión, y a unos cuantos días del domingo electoral, doy otros comentarios.

Por Salvador Maese Barraza

En las últimas opiniones he tratado el tema de las elecciones y lo que está detrás del proceso. En esta ocasión, y a unos cuantos días del domingo electoral, doy otros comentarios.

El voto representa el principal mecanismo de participación ciudadana, razón por la cual le corresponde al Estado (federal, estatal y municipalmente) asumir la gran responsabilidad no sólo para promoverla, también para proteger el derecho del sufragio, cuando este sea el camino para que los ciudadanos participen en la conformación política, legislativa y gubernamental.

Es por eso que el voto tiene varias características. Es universal (ni fifí, ni chairo, ni neoliberal, ni neotransformador), debe ser secreto y directo; unos opinan que es obligatorio y otros que es facultativo. Pero aun siendo obligatorio, es facultativo por quién votar o a quien no darle el voto.

Lo que no se vale, creo, es abstenerse, es decir, que el potencial votante no ejerza su derecho al voto. Insisto en esto por ese derecho de todos como ciudadanos participar en la dirección de los asuntos públicos, el derecho a votar y a ser elegido, y el derecho a tener acceso a la función pública.

Insisto en no abstenerse pues en la histórica y compleja elección de junio 6, se convierte en una especie de ratificar que las cosas van bien o, por el contrario, una manifestación de castigo por los opositores al gobierno actual (y me refiero al gobierno actual, porque puede ser el gobernador, alcalde, presidente municipal, legislador de cualquier partido o movimiento político). Es decir, puede que el votante castigue a alguien como gobernador, pero avale lo que quiere de un legislador o presidente municipal.

Para los que salgamos a votar el domingo de la siguiente semana, recomiendo no anularlo. Pienso que con civismo debemos hacer una de las siguientes opciones para que no quede anulado. Lo primero sería marcar un solo recuadro, por un partido político; un segunda opción es votar por una coalición, marcando uno, dos o tres de los recuadros de los partidos políticos; en tercera alternativa votar por una candidatura independiente marcando el recuadro con el nombre del postulante y, como cuarta posibilidad, votar por una candidatura no registrada al escribir el nombre de la persona en el correspondiente espacio.

Luego entonces, el voto se anulará cuando la boleta no tenga marca o cuando se raya toda la boleta o si se marcan dos partidos políticos o más que no están unidos.

Finalmente, votar es indispensable y necesario Si nos remontamos a la historia (y a las costumbres dirán algunos) viene desde la libertad de elegir, que permite que cada quien haga uso de sus recursos, valores y conciencia moral de la mejor forma que considere posible.

Pero más de uno seguirá pensando por qué votar. Pienso que hay varias razones que expreso enseguida. Una es que las elecciones cuentan y cuentan mucho; en segundo término en el sentido de que cuando uno no vota  está renunciando a ser escuchado; un tercer punto, aunque se perciba como materialista, es que se trata de nuestro dinero puesto en un costoso proceso electoral; uno más, ir a votar es una oportunidad para el cambio o para refrendar lo que se ha hecho en los últimos años por el gobierno federal y en años más cercanos por los gobiernos estatal y municipal en Baja California y Mexicali.

Un elemento adicional y quizás el más importante: el que la comunidad y el país dependen de cada voto y del conjunto de ellos. Pero igual de trascendental es votar porque todos somos iguales ante la ley, porque debemos exigir que se nos trate con equidad y respeto, sin generar juicios mañaneros a modo en los que pocas veces se presentan argumentos legales y además se enrarece la posibilidad de réplica pública.

* El autor es Consejero y Consejero Nacional de Index, además de Director de Recursos Humanos para LatinAmérica en Newell Brands.

Comentarios