No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Una buena y una mala

Qué bárbaro y qué bueno. Dos ideas que le ajustan al presidente como anillo al dedo.

Qué bárbaro y qué bueno. Dos ideas que le ajustan al presidente como anillo al dedo.

Voy primero con el qué bueno. Por décadas o mejor aún por sexenios en el SAT ha habido corrupción. Yo observador común sin tener las dotes de un investigador a fondo, comprometido, afirmo que no obstante ser un comentarista común, fui testigo del supuesto abuso de personas de diferente profesión, que simplemente bastaba reportar al SAT, su estado de cuentas, era obvio que la transa la contratación de facturas falsas o mejor aún de contadores, empresarios del ramo dedicados a la facturación, se las arreglaban con el interesado y es posible con funcionarios del SAT para realizar facturas falsas,  con el fin obvio de evadir los impuestos correspondientes. Eso lo hemos vivido todos aquellos que tenemos olfato para reconocer estas “mañosadas” de muchos mexicanos: empresarios, profesionistas, comerciantes etc.

Desde ayer lunes y hoy martes 23 de junio, los comunicadores en los noticieros de la TV sobre todo, han venido informando que por fin estas empresas de miles de facturas falsas les aplicarán todo  peso de la ley. ¡Buenísima noticia! Aquí sí, en hora buena por la 4T. Un reconocimiento sin duda al presidente Obrador. Hasta aquí la buena.

Pero, y es un pero enorme, del tamaño de mundo. Qué es lo que le pasa a López Obrador. En una de mis columnas anteriores, me referí al maniqueísmo del que por nunca se pudo sacudir el enorme pintor mexicano Diego Rivera. Sus murales, sobre todo los pintados en la Secretaría de Educación, Ciudad de México, son obvio, se podía ver, este maniqueísmo de Diego. Toda la obra, y son muchos metros; quizás 80 o más, el pasillo completo del segundo nivel de este edificio, el tema es la conquista y la revolución. Los españoles en sus murales son flacos, cínicos, malvados en consecuencia. Maniqueísmo típico de la ignorancia de Diego, aun siendo el gran maestro. ¡México no es eso ¡México somos todos. Querámoslo o no señor Presidente, (lo escuche decirlo en una mañanera): “Voy a procurar que en el Conapred quede al frente algún indígena; un mexicano”. Maniqueismo total, ¡qué bárbaro! Nada tiene el comentador contra nuestros antepasados. Mi mejor amigo lo fue, hasta morir, un indígena de Guanajuato: Salvador Romero González sin un extraordinario artista, grabador; xilógrafo. Es sin duda una barbaridad creer que si el Conapred, (que por cierto quiere desaparecer su gobierno) quede a cargo un mexicano.  Que diferencia existe entre este maniqueísmo y el de Digo: ¡Ninguna ¡Quién es hoy  el presidente de México, me pregunto! Obrador me parece que es abogado y por lo tanto, ello implica cultura básica.

Los ductos guindos: la pandemia del fanatismo es peor que el Coronavirus.

* El autor es artista plástico.

Comentarios