No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Un nuevo Código Penal

Estamos viviendo una era de violencia, la criminalidad emplea ahora toda la fuerza todo el capital que proporciona una sociedad moderna, para poder delinquir.

Por Arnoldo Castilla

Estamos viviendo una era de violencia, la criminalidad emplea ahora toda la fuerza todo el capital que proporciona una sociedad moderna, para poder delinquir.

En un principio no había policía, no había agentes del ministerio público ni jueces, etc. Quienes se encargaban de la vida del delito tenían conocimiento de que en el caso del delito los castigos crueles no se hacían perdonar, salvo ciertas excepciones.

La historia de la pena es muy interesante, primero cuando un particular era agredido se defendía en la medida de sus fuerzas. Posteriormente se establecieron ciertas restricciones en las peleas de los ciudadanos, después es el estado el que asume la función de castigar, considerando que de esta manera lograría la paz, justicia y orden.

En la época actual, la tendencia es “De no castigar a quien delinque”, basta con un castigo moral que la vergüenza le obliga al delincuente a rectificar su conducta.

Así pues en la época que estamos viviendo se dice que un triunfo en el procedimiento penal es que el ofendido logre la devolución del objeto robado, o la reparación daño. Y no es exagerado decir que como se encuentra funcionando, hay una inmoralidad de quien delinque, ya que no solo daña a la víctima, si no con su conducta el delincuente viola los principios de la sociedad y nos lleva a incurrir en un desprecio hacia el sistema jurídico penal.

Jaime Bonilla Valdez

PRESENTE:

Señor gobernador son muchas las personas que pensamos que la delincuencia en Baja California se ha convertido en una situación difícil, así como también entendemos que el crecimiento del delito es un fenómeno invencible, pero si controlable.

En estos momentos hay quienes piensan que el hecho de que los delincuentes paguen el valor de lo dañado o del delito en general contribuye al crecimiento de este flagelo, el delincuente que roba o mata, debe ser castigado aun reparando los daños y perjuicios.

Misma que es una cuestión de carácter mercantil y otra cosa es la reparación del daño penal. La reparación del daño no implica inocencia pero sí implica una falta de respeto al orden social.

La renovación del Código Penal de Baja California es un tema Técnico-Científico, el cual no debe ser motivo para agrandar las luchas entre partidos pues se trata de un tema de difícil decisión.

En conclusión como esta la situación en materia de seguridad consideramos que lo correcto es unirse gobernador, presidentes municipales, diputados y todos los que tienen que ver con la labor legislativa para renovar el sistema penal.

*- El autor es catedrático de la UABC.

 

Comentarios