No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Socialismo

Haber vivido en nuestra infancia la confrontación, el dilema enorme entre comunismo y capitalismo nos da una enorme ventaja a todos aquellos, -no todos-, que tuvimos la fortuna de ser observadores; incluso estudiosos desde principios del siglo veinte.

Por Ruben García Benavides

Haber vivido en nuestra infancia la confrontación, el dilema enorme entre comunismo y capitalismo nos da una enorme ventaja a todos aquellos, -no todos-, que tuvimos la fortuna de ser observadores; incluso estudiosos desde principios del siglo veinte, y más aún, con la llegada de la revolución rusa en 1917 e implantar el socialismo en lo que fue La Unión de Repúblicas, Soviéticas y Socialistas. En aquellas décadas en Europa y América, incluso Asia, con Mao Tse Tung, Jean Paul Sartre, en Europa, Gabriel Garcia Márquez, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, entre tantos intelectuales más, de mediados del siglo pasado, se manifestaron abiertamente por el Socialismo, como el futuro por venir de los pueblos.

China con Mao, no logró avanzar con su socialismo y fue sustituido por los futuros gobernantes, quienes decidieron introducir, en aquel país legendario, socialismo y a la vez, capitalismo.

Por su parte, la Unión Soviética se resistió por más tiempo a abrir sus fronteras al capitalismo. Finalmente, en los setenta cayó el Muro de Berlín y paulatinamente se fue permitiendo la inversión privada, por aquellos años llegaron a Moscú, las hamburguesas para quedarse. Así, con estos cambios el socialismo tradicional de la URSS., y de forma más importante en China, “doblaban las manos”; ante el sistema capitalista.

El caso de las manifestaciones multitudinarias en Cuba, exigiendo la población el fin de la dictadura es una muestra de la decadencia del socialismo cubano pese a que tiene varias virtudes; sobre todo educación, medicina entre otras; pero la terquedad; la cerrazón; el maniqueísmo anticapitalista de los dirigentes socialistas cubanos, haciendo desde luego honor al discurso enfermizo contra el capitalismo de Fidel Castro, prevalece en la isla. Nada han aprendido los cuCONTRACORRIENTE RUBÉN G. BENAVIDES google.com/+RubenGarciaBenavides www.rubén García Benavides.com Socialismo banos; ni Hogo Chávez,-ya desaparecido/, ni Nicolás Maduro, ni Daniel Ortega en Nicaragua, entre otros de las lecciones; de los ejemplos, de la determinación en la URSS y en China de abandonar la terquedad socialista, pese a que persista el sistema como tal. Se requiere tener el cerebro en las “patas”; me refiero a Daniel Ortega, a Nicolás Maduro, entre otros; a los propios dirigentes cubanos, de los ejemplos de China, que es hoy, una de las naciones con un alto grado de despliegue en su economía abierta. Vea usted, amable lector lo que son los maniqueísmos políticos en los que de alguna forma Andrés Manuel López Obrador también se manifiesta, con sus frases: “ mis adversarios; los fifís; los de cuello blanco, los conservadores y en fin: maniqueísmo sino igual al de Maduro, si de alguna forma semejante.

Afortunadamente Obrador aclaró los puntos en su tiempo, oportunamente: “ Que no se dejen engañar por mis adversarios; yo no seré un Hugo Chávez; México no será una Venezuela”. Y lo cumplió. Finalmente, pese a su persistente crítica a sus adversarios, los grupos patronales, de acuerdo con su crítica a la representación de los patrones, el capitalismo en México se ha respetado, pese a la desconfianza que Obrador provoca permanentemente ante el capital abierto, competitivo, libre.

A las manifestaciones del pueblo cubano contra la dictadura, sobre todo los jóvenes, ni tardos ni perezosos sus guías o los gobernantes socialistas en el poder culpan de inmediato al imperialismo yanqui, como aquí nuestro presidente lo hace: culpar a los conservadores de toda manifestación en su contra.

¿Por qué se parecerán tanto? Imposible evitar este comentario. Desde luego las manifestaciones en el gobierno de Nicaragua contra Daniel Ortega sufren del mismo sermón: culpar al imperialismo yanqui de todo lo que les pasa. Mejor ya me voy, sin despedirme.

*- El autor es Profesor Emérito, UABC, por la Facultad de Arquitectura. Creador Emérito, ICBC. Artista plástico.

Comentarios