No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Sigamos apoyando

Inicio la columna diciendo que rápido cómo se expandió el virus, rápido el tiempo, ya estamos en Mayo. La pandemia que hoy atravesamos ha tenido consecuencias médicas, sociales y económicas de proporciones inusitadas. Por eso un fenómeno de tal generalización merece respuestas de proporciones similares.

Inicio la columna diciendo que rápido cómo se expandió el virus, rápido el tiempo, ya estamos en Mayo. La pandemia que hoy atravesamos ha tenido consecuencias médicas, sociales y económicas de proporciones inusitadas. Por eso un fenómeno de tal generalización merece respuestas de proporciones similares.

Dentro y fuera de nuestra ciudad y país la colaboración de la iniciativa privada, de la sociedad, que están generando respuestas que nos llevan a nuevas direcciones; se dona equipo de protección personal, se arman bancos de alimentos, se ofrece hospedaje a personal médico y otras acciones más allá de brindar aplausos y reconocimientos. Estas reacciones positivas nos deben hacer que repensemos también el modelo político-económico y, en particular, la forma en que los gobiernos se han de relacionar y coordinar con las empresas privadas.

Ante esta emergencia, di la semana pasada el ejemplo “del corazón de mexicalenses para otros mexicalenses” enfocado a donar para que el personal de unidades médicas tenga el equipo de protección personal o individual (EPP o EPI). Pero hay más modelos de apoyo que se están haciendo en otros países y que afortunadamente ya empezamos a replicar en el nuestro. Un ejemplo es que las empresas automotrices de Estados Unidos emplearán gran parte de sus plantas para construir respiradores artificiales que puedan servir a pacientes en situaciones críticas. En nuestro país ya hemos visto como una empresa cervecera -ante la prohibición de operar, por no ser actividad esencial- definió reorientar procesos de sus instalaciones para fabricar 300 mil botellas de gel antibacterial. Otras más, en el ramo textil, están cambiando la elaboración de prendas de vestir, para hacer cubrebocas, batas y otros textiles médicos.

Me da gusto saber que empresas locales, de forma directa o mediante la Fundación Index, están apoyando ante la crisis. Tales son los casos (adelantando una disculpa si no señalo todos) de Intuitive al donar cien kits médicos al ISSSTE hospital general 5 de diciembre; Persal, que del giro metal-mecánico hizo una reconversión de estructuras a la fabricación de camas para hospital para donar setenta; también está la donación de tres cápsulas para traslado de contagiados, a la Cruz Roja y cuerpo de bomberos de la empresa C.D. Electrónica, y varios casos más que se siguen sumando a la causa.

Para seguir ayudando, unámonos a la iniciativa de Canacintra e Index (el cual tuve oportunidad de presidir por tres años) llamada “Alianza Industrial por Mexicali” la que se basa en tres ejes orientados hacia la salud de los trabajadores de las industrias y empresas asociadas a los dos organismos.

Uno de los ejes es brindar apoyo para perseverar la salud de los trabajadores y por supuesto de la comunidad mexicalense; el segundo eje es mitigar el impacto económico, principalmente en los sectores MiPymes y Pymes y, como tercer eje el establecer las estrategias para mantener la fuerza laboral y reactivar la economía post pandemia.

Para terminar este espacio y como se espera que los siguientes doce a quince días sean críticos en nuestro estado (y en nuestra Mexicali en donde hasta el miércoles se dice había más de 560 casos de coronavirus y casi 50 que perdieron la batalla contra el virus), una vez más unámonos al llamado de no tener reuniones numerosas ni andar circulando por las calles, de mantener la sana distancia, pero también sigamos unidos para apoyar a las personas del sector salud.

* El autor es Consejero y Tesorero Nacional de Index, además de Director de Recursos Humanos para LatinAmérica en Newell Brands.

Comentarios