No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Seriéfilo

Lo confieso: Soy seriéfilo y tal vez algún día me tenga que inscribir - si es que llega a existir- a “Seriéfilos Anónimos”.

Por Miguel Ángel Lino

Lo confieso: Soy seriéfilo y tal vez algún día me tenga que inscribir - si es que llega a existir- a “Seriéfilos Anónimos”.

Hoy, cuando escribo esto, en la víspera de la publicación de mi columna, me encuentro más desvelado que un cantinero y no es que me haya corrido una parranda; sino que participé en noctámbulo maratón de capítulos de la serie “Line of duty”, algo así como “En cumplimiento de su deber” …

Para darle una pista, transcribo la síntesis de dicha serie a la que soy adicto: “Como tantas otras unidades policíacas, AC-12 investiga a criminales; pero los infractores que captura son oficiales de policía en cumplimiento de su deber. Un elenco de primera es la base de esta serie venerada por los críticos, calificada por The Times de “no te la puedes perder".

También me acuso de ser un indiscreto “spoiler” (revelador de contenidos); pero, en esta ocasión me abstendré porque si le cuento el más mínimo detalle le echaría a perder el impacto que a mí me causo la serie de Acorn TV, plataforma accesible a través de Internet.

Inglesa, muy bien escrita, ambientada y actuada. Que tiene el ingrediente esencial de toda buena serie, cada episodio termina con un suceso tan impactante y sorpresivo que hace imposible que uno se detenga y no vea el siguiente capítulo. Y así, te sorprende el amanecer. 

           

LA PALABRA DE HOY: SERIÉFILO

Neologismo que aún no entra en el Diccionario de la Real Academia, tal y como cinéfilo, que es el aficionado al cine y que aparece junto con el cultismo cinefilia.

Cuestión de tiempo y no mucho, por cierto. Porque seriéfilo pronto tendrá visto bueno de una Real Academia cada vez más despabilada.

Serie y filo, acuñados, forman un vocablo esdrújulo, que bien pronunciado y escrito se debe acentuar como seriéfilo.

Serie tiene una definición etimológica obvia, ya que proviene del latín 'series', que significa secuencia o cadena. En cambio, filo proviene del griego 'philos' que es amigo o amante. Que encontramos como prefijo en mi materia favorita: La filología.

¿Seriofilo? No. A menos que se quiera decir “aficionado a lo serio”.

           

EN INTERNET: EL BUEN DOCTOR

Con el título en inglés “The good doctor”, ha causado sensación la serie de un joven y brillante cirujano que posee una memoria médica enciclopédica debido a que tiene el síndrome de Savant o “síndrome del sabio”.

En la serie solamente se hace referencia al autismo que padece el personaje principal, lo cual es comprensible porque muchos tienen alguna idea sobre el autismo; pero casi nadie sabe los que es el síndrome de savant.

Del francés “savant” / sapiente, sabedor o sabio, condición que fue determinada por Darold Treffert como el síndrome de las personas con una competencia mental excepcional, tenga o no aplicación práctica, Lo que se llama “memoria fotográfica” o facilidad extrema para aprender idiomas o hacer cálculos matemáticos en un santiamén.

Con una ciber-audiencia gigantesca, “El buen doctor” lo puede contagiar -sin remedio- de la seriefilia.            

*El autor es profesor de Redacción Creativa en Cetys Universidad.

Comentarios