No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Señales encontradas

México siguió fuera por segundo año del Índice de Confianza de Inversión Extranjera Directa, en su edición 2021, elaborado por la consultora AT Kearney, en el que se evalúa a los 25 países que más atraen y retienen capitales foráneos.  Lo malo de este escenario es que en los sitios 1 y 2 de atracción de capitales externos están nuestros socios comerciales vía T-MEC: Estados Unidos y Canadá, respectivamente.

Por Salvador Maese Barraza

México siguió fuera por segundo año del Índice de Confianza de Inversión Extranjera Directa, en su edición 2021, elaborado por la consultora AT Kearney, en el que se evalúa a los 25 países que más atraen y retienen capitales foráneos.  Lo malo de este escenario es que en los sitios 1 y 2 de atracción de capitales externos están nuestros socios comerciales vía T-MEC: Estados Unidos y Canadá, respectivamente.

Como referencia, en el 2015 como país nos ubicábamos en el noveno sitio. Quizás vayamos a ser menos atractivos si ahora le sumamos las modificaciones que se quieren hacer a los hidrocarburos para que el gobierno pueda, a manera de expropiación, controlar toda la cadena desde producción, almacenamiento, transportación y comercialización no sólo de gasolinas, sino de petrolíferos y petroquímicos.  Nos dirigimos al control absoluto y alejamiento radical de inversionistas privados, fueran extranjeros o nacionales, es decir, todo para el gobierno.

Pese a ello, hay una oportunidad  o como ahora se escucha una luz al final del túnel. Y que debe ser aprovechada por nuestro país. México: algunas empresas que importan a Estados Unidos han comenzado a trasladar parte de la fabricación aquí, para estar más cerca del mercado estadounidense, esa es una oportunidad que brinda el T-MEC.

Y si no hay empleo y las empresas no pueden o quieren invertir, el empleo se afectará. Lo comento porque ha habido alzas y contracciones en su creación. Por ejemplo, el mercado laboral repuntó en febrero con la creación de 1.1 millones de empleos a la par de la reapertura de actividades económicas por la pandemia y después de registrar cifras negativas por tres meses consecutivos. Pero aún faltarían 2.7 millones de trabajos por recuperar tomando como referencia el nivel empleo previo a la pandemia.

Sobre desempleo, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) señala que estaba en 4.4% en febrero y la de informalidad en 55.5%, lo que significa que hay más personas en actividades informales que en las formales como nuestras empresas de exportación.

Un dato que aún sigue preocupando. En términos generales, por la pandemia se perdieron en nuestro país 12 millones 460,841 empleos,  de los que se han recuperado 9 millones 738,710 y quedan pendiente 2 millones 722,131 trabajos.

La inversión y el empleo son buenos indicadores de lo que está pasando. Ahora algunos comentarios sobre el conjunto. Tomando febrero otra vez, el INEGI estimó un descenso en la economía de 0.83%, después de que durante ochos meses mostraba recuperación.  Esto por el aumento de contagios Covid-19 registrados en enero y parte de febrero, a eso se sumaron los problemas de suministro de gas y energía eléctrica por la tormenta invernal en el sur de Estados Unidos y norte del nuestro. Por eso a tasa anual la economía estaba cayendo  4% y se proyecta para el primer trimestre de este año un retroceso de 0.4%. otro ejemplo de altibajos: los datos preliminares para las actividades industriales estima aumentó en enero 0.2% y en febrero se reduce en -1.0%.

Termino comentando que no puede el país seguir con altibajos, con señales encontradas para promover la economía, el crecimiento y el bienestar, si por otro lado hay contradicciones y constante cambio de las reglas hacia la iniciativa privada.

  * El autor es Consejero y Consejero Nacional de Index, además de Director de Recursos Humanos para LatinAmérica en Newell Brands.

Comentarios