Columnas DE HISTORIA Y ALGO MÁS

SPQR

“La vieja práctica de los tiranos es usar una parte del pueblo para tener sometida a la otra parte”: Thomas Jefferson.

Por Jaime Navarro

“La vieja práctica de los tiranos es usar una parte del pueblo para tener sometida a la otra parte”: Thomas Jefferson. “Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción, la ambición, la intriga, abusan de la credulidad y de la inexperiencia de hombres ajenos a todo conocimiento político, económico o civil; adoptan como realidades las que son puras ilusiones; toman la licencia por la libertad, la traición por el patriotismo y la venganza por la justicia”: Simón Bolívar. “Malditos aquellos que con sus palabras defienden al pueblo y con sus hechos lo traicionan”: Benito Juárez. “Entre un gobierno que lo hace mal y un pueblo que lo consiente hay una complicidad vergonzosa”: Víctor Hugo. “Un pueblo que habla poco, lee poco. Un pueblo que lee poco no accede al conocimiento y está condenado a embrutecerse y a votar por sus verdugos”: Mempo Giardinelli, novelista argentino. Como pueblo se denomina al conjunto de personas de un lugar, región o país. Desde un punto de vista político, el pueblo son las personas que forman parte del Estado, sin ningún tipo de distinciones de raza, género, religión, nivel económico o social. La palabra, como tal, proviene del latín popŭlus. Como pueblo también se suele denominar al grupo de la gente común y humilde de una población, el llamado pueblo llano, es decir, la gente de clase baja, también conocida a lo largo de la historia como la plebe. En este sentido, el concepto de pueblo se ha asociado con lo popular y sus expresiones culturales: música del pueblo, bailes del pueblo, lenguaje del pueblo. En la Antigua Grecia, el demos (δῆμος), es decir, el pueblo, era el sujeto de la soberanía en el sistema democrático. No obstante, no formaban parte del demos, las mujeres, los niños, los esclavos o los extranjeros. Para el Derecho romano, por su parte, el pueblo encarnaba el concepto humano del Estado, en el cual cada uno de sus integrantes era titular de derechos y obligaciones civiles y políticas. En Roma, se hacía un doble uso del término, tal como se reflejaba en la expresión Senatvs Popvlvsqve Romanvs (SPQR, "el Senado y el Pueblo Romano") con la que se designaba al Estado romano a través de los dos cuerpos sociales y políticos que lo constituían: los patricios y los plebeyos; sólo los primeros formaban parte del Senado romano, mientras que ambas categorías constituían la totalidad del "Pueblo", cuya expresión política eran las asambleas populares o comicios. De acuerdo a lo establecido en la Roma antigua y democrática, el pueblo lo constituían principalmente los plebeyos, o sea aquellos que no formaban parte de la política, la cual era representada por los patricios. México es un ejemplo claro de esa definición. En el país existen aproximadamente 150,000 patricios, conformados por ministros, jueces, secretarios, subsecretarios, directores generales, senadores, diputados, gobernadores, alcaldes, síndicos, regidores, policías, etc., y cosa curiosa, ¿será a ellos a los que se refiere el ejecutivo cuando habla de la gente corrupta, que cometió delitos como peculado, tráfico de influencias, abuso de poder, impunidad, moches por otorgar obras públicas, moches por dar participaciones a los ayuntamientos, liberación de delincuentes, etc.? La población del país es de 125 millones de plebeyos, gobernados por 150, 000 patricios. Por definición el resto es el llamado pueblo, el demos, la plebe, el pueblo sabio que está mejor preparado que varios de los 150,000 patricios.

*- El autor es ex presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles de la República Mexicana.

Comentarios