No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas PALABRA POR PALABRA

Posverdad

En noviembre de 2016, el neologismo “post-truth” fue elegido por el diccionario Oxford como Palabra del Año.

Por Miguel Ángel Lino

 

            “Pues la verdad, ¡ni la conocía!”. Dirá uno que otro, lo cual no tiene nada de extraño porque el término se utiliza poco. Sin embargo, se refiere a una realidad creciente y preocupante, por decir lo menos…

            En noviembre de 2016, el neologismo “post-truth” fue elegido por el diccionario Oxford como Palabra del Año, Ello, ante tres hechos mundiales relevantes: la votación del Brexit, el proceso de paz en Colombia y el triunfo de Trump en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos. Un año después, la FUNDÉU también la encumbró.

            Posverdad es una afirmación o información que no se basa en hechos objetivos; sino en creencias, deseos, emociones y percepciones del público.

            El diccionario de la Real Academia de nuestra lengua define posverdad como: “Distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales”, Como ejemplo semántico, dice: “Los demagogos son maestros de la posverdad”.

            En principio, la posverdad es retórica y la retórica es “el arte de bien decir, de dar al lenguaje escrito o hablado eficacia para deleitar, persuadir o conmover. Si tiene éxito, la posverdad convierte la ficción en realidad impuesta.

            La posverdad intenta modelar la conciencia individual y colectiva trastocando la realidad con argumentos falsos, engañosos o perversos.

            LA PALABRA DE HOY: POSVERDAD

            Los componentes léxicos de la palabra posverdad provienen del prefijo latino post- /después y 'veritas' /verdad.

            Quizá el antecedente más remoto de la palabra posverdad se encuentra en un ensayo del dramaturgo serbio-estadounidense, Steve Tesich publicado en The Nation de Nueva York y relacionado con el escandalo Watergate y la Guerra del Golfo, cuando expresó: “Nosotros, como pueblo libre, hemos decidido libremente que queremos vivir en algún mundo de posverdad”.

            Por lo que reitero, posverdad es la distorsión de la realidad. Pero esto, solo se puede hacer de manera contundente, por quien o quienes tengan el poder y los medios… claro, los medios de comunicación.

            Ahora bien, usted puede “tener otros datos” y asegurar que la posverdad es otra cosa.  

            EN INTERNET: POSVERDAD. ¿QUÉ Y PORQUÉ DA LA PALABRA?

            En buena medida mi artículo es coincidente con un ensayo mucho más amplio y erudito, publicado en:https://www.nuevarevista.net/destacados/posverdad-que-y-porque-de-la-palabra/

            Del que cito un párrafo por demás ilustrativo: “…es la historia del Viernes Santo que cuenta el juicio de Jesús de Nazaret ante Pilatos. «Si sueltas a ese -dicen los acusadores a Pilatos-, no eres amigo del César». Jesús informa: «He nacido y he venido al mundo para dar testimonio de la verdad». Pilatos exclama: «¿Qué es la verdad?» Pilatos es un escéptico y la opinión pública, debidamente manipulada, no se para a pensar: «¡Crucifícalo, crucifícalo!»

            “Durante siglos de civilización cristiana, acontecimientos como estos se han vinculado directamente con el imperio de la mentira”. Hoy, la trágica posverdad.

*El autor es profesor de Redacción Creativa en Cetys Universidad

Comentarios