No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Por amor a México

El pasado sábado 19 de Septiembre, fecha recordada por dos terremotos recientes en nuestro país.

Por Anita B. de Ochoa

El pasado sábado 19 de Septiembre, fecha recordada por dos terremotos recientes en nuestro país, llegó a la Ciudad de México otro terremoto, pero ésta vez de ciudadanos mexicanos llegados de todos los Estados, para manifestarse como sociedad civil organizada, y en forma pacífica y responsable ante la pandemia, contra el des gobierno del actual Presidente López Obrador, exigiendo su renuncia.

La lucha ha sido tremenda, durante tres días y tres noches, los manifestantes al cerrarles el paso al zócalo, acamparon en Av. Juárez, rodeados por miles de granaderos, estando ahí prácticamente secuestrados. Los dos primeros días tampoco dejaron pasar los sanitarios previamente rentados. Lluvia, frío, casas de campaña en charcos, y para rematar, grupos de gente pagada agresiva gritándoles groserías, provocándolos. La respuesta de ellos a todas las burlas, fue en todo momento de bendiciones, oraciones, sin caer en las agresiones.

Por fin, el día 23, al ganar FRENA dos amparos emitidos por dos Jueces Federales ordenando se abriera el paso, se inició la travesía hacia el zócalo. Al llegar ahí vieron la plaza acuartelada por miles de efectivos, y vallas dividiendo el zócalo. Les permitieron ocupar la mitad que da hacia la Catedral, no así la parte que topa con el Palacio de Gobierno donde vive el Presidente.

Es un orgullo ver a compatriotas de todas las edades, y de toda la República, que a pesar de incomodidades, el frío, la lluvia, verlos firmes, valientes, y con mucha fe en Dios de lograr su objetivo: La renuncia del dictador.

Lo increíble es cómo todavía muchos no descubren hacia dónde nos lleva López a pasos agigantados, unos por ignorancia, otros por conveniencia, cómo algunos medios, columnistas, líderes de opinión, que al ignorar o denostar éste movimiento avalan con su complicidad silenciosa a éste régimen socialista, y que gracias a FRENA ha quedado aún más en evidencia.

Simplemente ¿Sabía usted que la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, tiene ya más de ocho días tomada? ¡Está llena de agentes de la Guardia Nacional¡ No solo en la parte exterior, sino dentro de ella. Se puede constatar por videos que algunos ciudadanos han subido a redes. Ahí vemos que un sacerdote tiene todo el tiempo una agente de la GN atrás de él, dizque “cuidándolo”. ¿De qué? No se sabe, pero lo cierto es que al estar ahí, violan nuestras garantías individuales y nuestra libertad de culto. Lo increíble y además triste, es ver que el Episcopado mexicano hasta hoy pareciera rendirse ante una autoridad represora, al no salir a defender con valentía lo más sagrado. La tibieza de su postura carece de congruencia.

Hermanos mexicanos, todo indica el grave peligro en que hoy nuestro país se encuentra. ¿Que estamos esperando para unirnos como uno solo, a este grupo de ciudadanos valientes y decididos a salvarlo de un comunismo del cual todos salimos perdiendo?

El desafío es enorme, un monstruo al cual por primera vez en muchos años, mexicanos bien organizados y por amor a México, han decidido enfrentarlo poniéndonos el ejemplo. ¡No los dejemos solos!

Mujer Mexicana forja tu Patria.

* La autora es consejera familiar

Comentarios