No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Pericles y la actualidad

La democracia ateniense se desarrolló en la ciudad-estado griega de Atenas, que comprende el centro de la ciudad y los alrededores del territorio del Ática, cerca de 500 AC.7

Por Jaime Navarro

Cuando se quiere personificar el período de grandeza de Atenas, se ha hablado siempre del “siglo de Pericles”, por haber estado gobernada la ciudad por uno de los jefes más notables que tuvo a lo largo de su historia. Poseía una gran cultura que había adquirido siendo discípulo de Anaxágoras, de los sofistas y de Sócrates, gustaba del teatro, y de la tragedia.

La democracia ateniense se desarrolló en la ciudad-estado griega de Atenas, que comprende el centro de la ciudad y los alrededores del territorio del Ática, cerca de 500 AC.

Atenas fue una de las primeras democracias conocidas. Otras ciudades griegas establecieron democracias, pero ninguna fue tan potente o estable como la de Atenas. Una institución fundamental era la ekklesía o ecclesia (asamblea del pueblo) y era la principal asamblea de la democracia ateniense en la Antigua Grecia. Tenía un carácter popular, de manera que todos los ciudadanos varones y atenienses mayores de 18 años podían acceder a ella, sin distinción de clases. Sin embargo, sólo aquellos con riquezas suficientes podían participar en forma habitual.

Pericles no estuvo de acuerdo y en el año 452 A. C., estableció que los miembros de la asamblea recibieran un pago por desempeñar tareas públicas, lo cual permitió el acceso a cualquier ciudadano. Hizo posible el acceso a los más altos cargos del Estado --los arcontes-- de la clase popular, hasta entonces imposibilitada de llegar a ellos, mediante la remuneración oportuna, que permitía a los trabajadores dedicarse a la política sin pensar en el trabajo necesario para subsistir.

Poseía este hombre genial algo que constituía principal motivo de admiración para los griegos: una oratoria fácil y convincente que se apoyaba siempre en la verdad y no temió las críticas de aquellos a quienes acusaba, incluso de sus propios conciudadanos.

Por eso pudo regir la ciudad de Atenas y su actuación ha quedado como modelo de hombre de Estado democrático. Durante este período embelleció a Atenas con formidables monumentos, levantando el Partenón, los Propileos y el Odeón.

Aunque la oposición aristocrática casi había desaparecido, a la izquierda de Pericles surgió un partido llamado de los demagogos, que atacó el gran político directa e indirectamente. Se le acusaba de autócrata y de que llevaba sangre de los pisistrátidas, es decir, de tiranos; de un modo indirecto, los ataques fueron dirigidos contra parientes y amigos, incluso contra su mujer Aspasia, famosa por su belleza y su talento.

En su defensa pronunció uno de los más apasionados y emocionantes discursos de su carrera. La gobernanza es el arte de gobernar que tiene como propósito el obtener un buen desarrollo económico, social, que promueva la equidad, la participación, el pluralismo, la transparencia, la responsabilidad y el estado de derecho, de tal manera que sea efectiva, eficiente y duradera.

En la actualidad, todos los congresos de los estados así como el congreso federal están al servicio del ejecutivo federal o estatal, los integrantes de los mismos están al servicio de ellos, solo legislan en su beneficio o cumplen los caprichos del gobernante en turno, parece un programa de complacencias, reparten despensas pero no legislan en beneficio de quienes los eligieron, inventan impuestos y cambian las leyes a modo ya sea para beneficio propio o del ejecutivo en turno.

El congreso del estado aprobó que todos los que ocupan un cargo de elección popular hagan campaña política sin dejar de recibir su sueldo, Baja California tiene un gobernador de dos años, ahora una diputada propone que la próxima gubernatura sea de tres años. Que diría Pericles en nuestro tiempo si viera el actuar de estos diputados.

*- El autor es ex presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles de la República Mexicana.

Comentarios