No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Otra barbaridad

Por más que no se quiera, el presidente Andrés Manuel López Obrador da motivos para que quienes tenemos la oportunidad de escribir en los medios.

Por Ruben García Benavides

Por más que no se quiera, el presidente Andrés Manuel López Obrador da motivos para que quienes tenemos la oportunidad de escribir en los medios.

Intentaba yo dedicar esta columna a Morena y sustentar la posible seguridad de que este agrupamiento político fundado por Obrador, difícilmente podrá ser derrotado en las próximas elecciones, pero esto será otro asunto. Para el próximo envió, así lo espero.

Otra barbaridad del Presidente. Iniciaba yo el tema de Morena, cuando en las noticias de la tele aparece el Presidente diciendo lo siguiente (No textual): que la descomposición en México, debo decir en toda su manifestación: crimen. narcotráfico, feminicidios, etc. se deben al sistema neoliberal que dejaron los gobiernos pasados. Que este desorden a plenitud lo hemos heredado de priistas y panistas. No dijo todo esto que anoto, pero como si lo hubiera dicho.

Lo desconcertante: Su rostro es impávido sagazmente inconmovible, con un rostro de “se los juro que yo no fui; - como dice aquella canción que cantaba Pedro Infante. ¿Te das cuenta?

Me resulta difícil entender al presidente, mas intuyo dos opciones básicas: una, seguir atizando el fuego contra los neoliberales priistas que nos gobernaron. Esta posibilidad crea un odio permanente a los neoliberales, lo que me parece esta descalificación. Si es para aumentar sus bonos, sus admiradores, sus seguidores pues, sería bastante lamentable siendo el presidente de todos los mexicanos. La otra opción, que Andrés Manuel López Obrador sea de verdad de ideología socialista, que de alguna forma piense que el comunismo cubano o el de Nicolás Maduro sea el camino. Naciones en donde desde luego no existe el crimen, la delincuencia, ni asaltos, ni feminicidios, etc. El hambre en estas naciones sigue igual que en México o peor, pero el pueblo está contento por lo que recibe del gobierno y los que no, salen del país. Miles de cubanos dejaron Cuba en las primeras décadas del gobierno de Castro. Hoy, los venezolanos un alto porcentaje huyen de Venezuela.

Pero esta posibilidad en la mente de Obrador, por sus hechos, por su apoyo al capital mexicano habría que descartarse.

Sin embargo, el origen de esta sociedad en descomposición, sin escrúpulos, sin moral, según Obrador, no se debe a los gobiernos neoliberales, se debe a más de medio siglo de faltas de empleo entre los mexicanos. Lo único que produce cierta estabilidad en las familias mexicanas son las fuentes de trabajo. Nuestro presidente lejos de impulsarlas, de promoverlas, las desaparece con frecuencia porque el pueblo sabio lo pide. Eso hizo este pueblo con la cervecera que intento instalarse en Mexicali. Difícilmente se puede entender por qué se desaloja a un numeroso grupo de campesinos que tenían  de hecho secuestrada la presa Peñitas, en el sureste de México, simplemente porque reclamaban el agua  para cultivar sus tierras. El cultivo de la tierra, es igual a fuentes de empleo, así de simple  este comentario. Por lo mismo resulta difícil entender al presidente Obrador.

Desde los años cuarenta del siglo pasado o antes salieron los habitantes del medio rural mexicano en Jalisco, rumbo a California, en búsqueda de empleo, y lo lograron. Hoy en pueblos y rancherías de Jalisco, en mi tierra no existe la juventud. Toda se fue California o Texas, etc. En busca de una fuente de empleo. Basta la carencia de fuentes de trabajo produce el crimen y la delincuencia en nuestro país, no los gobiernos neoliberales. Para que atizar más el fuego. No entiendo al presidente. Al margen de su empeño por becas miles de jóvenes a fin de que se preparen en oficios que los saquen a la vez del desempleo. Un magnífico plan del presidente Obrador pero diez mil jóvenes preparándose que carecen de fuentes de empleo. Así de simple. 

* El autor es artista plástico.

 

Comentarios