No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

No es educación

En el siglo XX una gran verdad fue que la clave para el desarrollo del individuo era la educación.

Por Octavio Ballesteros

En el siglo XX una gran verdad fue que la clave para el desarrollo del individuo era la educación. Y cuando una persona cultivaba su intelecto era muy probable que alcanzar el éxito profesional, económico y social. Es por ello el desarrollo de Universidades y bibliotecas.

Sin embargo en este siglo XXI esto ya no aplica, por la simple y sencilla razón de que la educación se ha convertido en un “commoditie”, todo mundo tiene acceso a ella. ¿Quieres saber algo sobre un tema? Pregúntale a Mr. Google y la cantidad de respuestas que te da no te alcanza la vida para revisarlas todas.

Si no es el conocimiento la clave del éxito,¿cuál es entonces? Sigue leyendo y tendrás algunas pistas.

La ignorancia moderna

Antes la ignorancia era falta de conocimiento, hoy acorde con Darren Hardy es la ineptitud lo que más nos pega: no hacer lo que sabemos debemos hacer.

Entonces el problema no es la falta de conocimiento sino la conducta que tenemos de no ejecutar, de no aplicar lo que sabemos. También podemos decir, agrega Darren, de que nuestro problema no es intelectual sino emocional. La razón nos indica algo pero la emoción es la que nos gana y actuamos acorde a ella. Ejemplo muy sencillo: estamos haciendo un reporte, investigamos algo en internet y terminamos paseándonos por varios sitios digitales que nada tienen que ver con nuestro trabajo.

Todo mundo habla de la importancia de la administración del tiempo, cuando la verdadera batalla está en la administración de uno mismo.

El enemigo está enfrente del espejo.

Qué hacer.

En los marines en USA hay un refrán que dice “humans before hardware”, en el sentido de que un hombre bien formado hace cosas estupendas con la tecnología, pero cuando el individuo no tiene carácter la tecnología lo absorbe y lo maneja, en lugar de ser al revés.

Lo que se necesita entonces es desarrollar habilidades, forjar el carácter, tener un enfoque intenso en lo que haces, y desarrollar un sistema y estructura que te permita lograrlo.

Porque necesitamos todo lo anterior: por una sencilla razón, el ser humano tiene en su DNA ser flojo, busca el camino de menos resistencia, Y si no tienes carácter, habilidades, sistema y enfoque terminas presa de esta tendencia.

Te pongo un ejemplo muy sencillo que acabo de escuchar de un alto directivo de empresa: el empresario mexicano pone su negocio para obtener ingresos para su sostenimiento, mientras que el empresario extranjero funda y desarrolla su empresa para venderla. Este planteamiento es mucho más exigente, pero es también exponencialmente redituable.

Cuando la persona tiene carácter, que yo lo llamaría coraje, es cuando entonces aplica los conocimientos que tiene, y cuando tiene sistema y estructura es lo que le permite estar enfocado. Y cuando estás enfocado significa que estás en control de tus emociones y no te dejas ir por ellas sino por la razón.

Y como te va bien cuando estás enfocado y estructurado, ya tus emociones entonces también se convierten en positivas ya que te empieza a gustar aquello que te hace más productivo, entrando así en un círculo virtuoso.

Conclusión.

Si uno no tiene carácter, estructura y desarrollo de habilidades en este siglo XXI simple y sencillamente pasará a formar parte del montón, de la mediocridad.

Le paso un dato, mi estimado lector, y con esto termino: se calcula que para cuando termine este siglo XXI la humanidad habrá avanzado el equivalente a 20 mil años. Si de la época de NSJ a la fecha han pasado 2 mil años, y compare el avance de la humanidad en este plazo, ahora imagine lo que pasará en un lapso equivalente 10 veces más.

Y recuerde, ya no es educación el nombre del juego, es el desarrollo del carácter y de las habilidades para aplicar conocimiento.

*- El autor es socio del Despacho Asesores Ballesteros.

Comentarios