GA4 - Google Analitycs
Tendencias
Cintilla de tendencias

Violencia en Mexicali

Búsqueda de Personas

Clima en Mexicali

Incendios en Mexicali

Accidentes en Mexicali

Mendigos emocionales

El Dr. Psiquiatra brasileño Augusto Cury ha desarrollado la teoría de que el principal problema actual de la humanidad no es el cambio climático.

Por Octavio Ballesteros

La coincidencia es el modo de que Dios permanece anónimo”

Albert Einstein.

El Dr. Psiquiatra brasileño Augusto Cury ha desarrollado la teoría de que el principal problema actual de la humanidad no es el cambio climático, sino la falta de conciencia en el ser humano de la importancia de la gestión de las emociones personales. Pone de ejemplo el incremento de bullying en las escuelas, violencia contra mujeres y niños, corrupción en la política, exclusión de migrantes, suicidios, homicidios y terrorismo. Vivimos el apogeo del progreso material y del mundo digital, pero la violencia sigue en ascenso.

QUÉ SUGIERE.

Cury está de acuerdo que la educación es clave para el desarrollo, pero opina que debe de haber un cambio en la misma: ya no se trata de formar la mente bombardeando datos a la misma, sino que aprendan a gestionar su pensamiento, y así de esta manera proteger sus emociones. Las personas necesitan aprender a ser altruistas, a colocarse en el lugar de otro, y a ser tolerantes con las frustraciones.

En estos tiempos actuales se necesita que las escuelas y las universidades eduquen en el sentido del manejo de la capacidad de elección (libertad no es hacer lo que me de la gana sino lo que más me conviene), el libre albedrío, la conciencia crítica que debe estar al volante de mi comportamiento.

Pone el ejemplo de las muchachas que están más delgadas que los niños hambrientos de Africa (anorexia), porque tienen un mal concepto de la belleza. Agrega qué hay vacunas que protegen de enfermedades, pero no hay vacunas que puedan prevenir la violencia. ¿Que vacunas les brindamos a las personas que amamos?…estamos acostumbrados a regañarlos, a señalar sus errores, a hacerles críticas. Curiosamente la falta de protección a las emociones es el mayor de todas las violencias, y la cometemos contra nuestros propios hijos y seres queridos.

Hoy un niño de siete años tiene más datos que los que tenía un emperador Romano, pero el exceso de información no utilizada se vuelve basura intelectual. Veamos otro ejemplo, cualquier ingeniero y físico de la actualidad tiene más información que la que tenía Einstein en sus tiempos. Entonces, ¿porque no producen ideas complejas como las que planteaba Don Alberto? Por que lo que forma a un pensador no son la cantidad de datos sino su organización.

Veamos por ejemplo como millones de jóvenes son víctimas de intoxicación digital: quítenles los teléfonos y presentarán los mismos síntomas de abstinencia de una persona con adiciones, tales como ansiedad, insatisfacción crónica, impaciencia, y un enfado tremendo. Curiosamente estamos viviendo una paradoja, estamos en la era de la industria del entretenimiento pero nunca hemos tenido una generación tan triste.

Podemos afirmar que en el mundo hay 800 millones de personas con hambre, pero no hay estadística de los millones de personas que son mendigos emocionales, algunos de ellos viviendo en casas y departamentos muy confortables.

QUÉ PODEMOS HACER.

La principal característica de los mendigos emocionales es hacer poco de mucho. Por ejemplo dice Cury los padres tienen pavor de que sus hijos se vuelvan drogadictos, pero, sin saberlo, envician su cerebro con un exceso de estímulos. Sugiere también que nos animemos a contemplar lo bello, que no es lo mismo que admirar lo bello. Admirar lo bello es una experiencia fugaz, contemplar lo bello es entregarse, hacer mucho de poco.

Conclusión, estimado lector, de alguna manera Cury nos invita a saber gestionar nuestras emociones, y un modo estupendo de ello es la práctica de las virtudes. Pero esto requiere esfuerzo, y ahí es donde muchos se vencen pronto: son mendigos emocionales. ¡Feliz domingo!

*- El autor es socio del Despacho Asesores Ballesteros.

Comentarios