Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Mexicali

Marina y los gobiernos de Morena en BC Dar oportunidad al 2023

En la anterior colaboración señalé algunas cosas buenas y otras malas en el 2022, pero también anticipaba que para este año se visualiza una contracción de la economía de Estados Unidos.

En la anterior colaboración señalé algunas cosas buenas y otras malas en el 2022, pero también anticipaba que para este año se visualiza una contracción de la economía de Estados Unidos y consecuentemente en la mexicana. Ahora amplío un poco más lo que se vislumbra en los próximos doce meses.

Primero abordo lo nacional, lo que corresponde al gobierno. El PIB y las tasas de interés seguirán presionando el crecimiento, que será menor al del año que terminó según pronostican los analistas del sector privado y de varios organismos internacionales, pero no así la parte gubernamental que sigue considerando un aumento de entre 3 y 4 por ciento. El menor crecimiento va a presionar a su vez a las finanzas públicas, si la captación de impuestos disminuye por menos dinamismo empresarial, por menos comercio exterior o por no repuntar las exportaciones de petróleo ni mayores recepciones de remesas si nuestros connacionales empiezan a padecer por menor empleo y por el aumento en los costos de sus deudas al estar altas las tasas de interés.

La presión en los recursos del gobierno y en las finanzas públicas, de igual forma se va a presentar en el gasto porque ya sabemos que no cederá en la recomposición de los recursos para las obras como la refinería en Tabasco, el Tren May y el aeropuerto cívico-militar en la zona metropolitana de la ciudad de México. Al contrario, el gasto en ese tipo de obras se incrementará pues el objetivo será cortar los listones con miras a las elecciones del 2024, aun siendo a costa un menor gasto en mejorar la infraestructura hospitalaria, la compra y distribución de medicamentos, quizás la no aplicación de dosis de refuerzo ante la ola que empieza a surgir de contagios por COVID.

Si el aumento de costos, la no reducción de gastos y menores ingresos por impuestos se combinan como efectos nocivos en el 2023, entonces lo que queda es un mayor nivel de endeudamiento y el ajuste de impuestos; estas dos salidas no son del agrado del gobierno federal, por lo que podría pasarle el costo político a losestados y municipios de que subanajustes a los montos de pagos por derechos y tarifas, pero también a impuestos locales como el predial, el impuesto sobre la nómina y ajustes a loscargos en hospedaje, por ejemplo.

Para tener más ingresos públicos,también veremos ajustes a tarifas como las de electricidad, por ejemplo laCoparmex señala que la CFE subeun siete por ciento la tarifa doméstica a partir de este mes de enero. Esto afectará a las personas y hogares,que ya enfrentan un alza generalizada en precios, principalmente de losalimentos.

Para las empresas el panorama,me atrevo a decir, es de complicaciones para mejorar su competitividady su productividad. Los reales generadores de empleos, es decir, el sectorprivado, este año enfrentará aumentos por ajustes en los salarios (mínimos y no mínimos), el incremento enlas primas vacacionales al duplicarsede 6seis a doce días el descanso en elprimer año de trabajo y también porque las contribuciones para el fondode ahorro del trabajador para su retiro va a aumentar uno por ciento progresivo a partir del 2023 para que alcance el ocho por ciento en ocho añosy así que la aportación total a la cuenta individual de los trabajadores seade quince por ciento.

Demos oportunidad a que el año2023 pueda mejorar. Termino el espacio considerando que no será fácil enmuchos aspectos ni tan bueno el crecimiento como el del año pasado. Ya loadvirtió la titular del Fondo Monetario Internacional, un tercio del mundocaería en recesión este año. Por eso,como personas y familias debemosser prudentes en los gastos porque losajustes a los precios no ceden con facilidad, por su parte las empresas deberán reorientar sus finanzas y con lostrabajadores los empresarios tendremos que definir esquemas para mejorar la productividad.

*- El autor es Consejero Nacional de Index, además de Director de Recursos Humanos para LatinAmérica en Newell Brands.

En esta nota