No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas LA VERDAD SEA DICHA

Lo que ignoran Kiko Vega y  Jaime Bonilla de la UABC

La comunidad de la UABC está cada vez más agraviada. Hay un pesar en el ánimo de los cimarrones y es provocado por la deuda sin precedentes que Kiko Vega y su gobierno ha generado, más de mil 500 millones de pesos y contando.
 

Por Rosa María Méndez Fierros

La comunidad de la UABC está cada vez más agraviada. Hay un pesar en el ánimo de los cimarrones y es provocado por la deuda sin precedentes que Kiko Vega y su gobierno ha generado, más de mil 500 millones de pesos y contando.
Kiko Vega pasará como un gobernante displicente, evasivo, que no ha acudido a las últimas invitaciones realizadas.
La prensa no lo ha visto ni lo verá más en la UABC, “trae culpa” decían las abuelas, “anda a salto de mata”, se diría.
La crisis financiera de la Máxima Casa de Estudios de esta entidad, está enmarcada en la fallida política pública social neoliberal; la salud, la educación y la seguridad pública, están trastocadas.
Quizá por ello, se realizó una fuerte inversión publicitaria que de manera reiterativa anunció que este gobierno como ningún otro destinaba recursos a la educación, al parecer, por lo que resultó, fue solamente un efecto de maquillaje para cubrir lo que ya veían se avecinaba, fuertes crisis con SNTE, Cecyte, Cobach, profesores jubilados y con la UABC.
Por otro lado, Jaime Bonilla afirmó, festivo, que había resuelto el problema de la deuda y que llegarían en un abrir y cerrar de ojos cientos de millones a la UABC, merced a su trabajo de gestión; han pasado ya semanas y meses del anuncio y nada ha cristalizado.
Está  desentendido del asunto, vive en la bruma "feisbukera" de transmitir cualquier cosilla, desde comer uvas verdes, fumar tabaco como chacuaco, hasta hablar de cambios y nuevos horizontes históricos.
Una réplica simplista y sin solidez de la política comunicacional mañanera de AMLO, que impone agenda nacional, pero que a nivel local no permea en el ánimo periodístico y mucho menos en la política pública o en la sociedad en general.
En la CAPITAL de Baja California, leáse Mexicali, cada vez más se ve un gobernador electo ausente, desdeñoso, que hasta citó a la Zona Costa, a la misma alcaldesa de la ciudad cachanilla. Claro mensaje de "dejad que los alcaldes electos vengan a mí".
Lo que ambos políticos no alcanzan a ver es que el clúster médico en Tijuana y Mexicali, la pujante ruta del vino y gastronómica de Ensenada, la región agrícola de grandes ligas de San Quintín, las importantes zonas industriales de Tijuana y Mexicali emergieron y se consolidaron, entre otros factores, gracias al trabajo calificado de cientos de egresados cimarrones: Pero, lo más importante es que se ignora el impacto en el futuro inmediato que causará a varias generaciones de jóvenes que pudieran no llegar a contar la educación superior pública de calidad reconocida que hasta ahora mantiene la UABC.
Hasta ahorita, nuestra Universidad sufre la misma maldita suerte con ambos, el que se va y el que llega.
¿Por qué tratar de dilapidar algo que nos pertenece a los bajacalifornianos? Kiko Vega tuvo a su alrededor a varios universitarios que dicen querer a su Alma Mater ¿qué pasó con ellos?
Y por otra parte entendamos: una Casa del Estudiante, está muy lejos de ser una solución al problema profundo de nuestra Alma Mater.
Sería, a lo mucho, una pirotecnia mediática, que por cierto ya empezó a encontrar las primeras resistencias. El comité de vecinos de la colonia Nueva.
Al TIEMPO se profundizará, nos dicen.
La Universidad pública se debe defender aunque les pese a los gobernantes egresados de instituciones privadas.
La verdad sea dicha.


* La autora es directora del portal MF Noticias Mexicali.

Comentarios