Tendencias
Cintilla de tendencias

COVID-19

Frontera con EU

DIF Mexicali

Inseguridad en México

Vacuna contra el Covid-19

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Libro de Arte en BC

Naturalmente, toda publicación sobre las artes plásticas en Baja California merece reconocimiento.

Por Ruben García Benavides

Naturalmente, toda publicación sobre las artes plásticas en Baja California merece reconocimiento. “Ecos y resonancias”, libro recién publicado por la Secretaria de Cultura, en este momento a cargo de Pedro Ochoa, (que ignoro si seguirá en el cargo o saldrá con el cambio de gobierno próximo), merece sin duda, - la publicación-, ser bienvenido en este momento en que los pobres y la pandemia del Coronavirus ocupan los más importantes recursos de la administración pública, tanto estatal como federal. La obra en cuestión, por su impresión y calidad debió costar algunos millones; ¿vente millones; 200, lo ignoro); de cualquier forma; así no venga al caso, es más urgente dedicar recursos similares a la construcción de un museo, o mínimo una sala para la plástica de Baja California. (Por cierto, mi permanente reclamo, ya por diez o más a los gobiernos de esta entidad) Otro tema, debo reconocer.

Este libro de arte reitero que es un acierto sin duda, con una salvedad: “Primera panorámica de la pintura en Baja California” provocara en los especialistas e interesados en el arte de esta entidad, una enorme confusión: en el recuento de 40 años de plástica de Baja California no aparecía aún el arte basura, dicho sea, con todo respeto a los nuevos creadores; la mayoría jóvenes, quienesen este volumen toman una destacada preponderancia. En el recuento histórico sea mundial, nacional o local, la panorámica se origina en los años; en las décadas. He aquí un ejemplo: la plástica nacional que alberga el museo de arte moderno de México, retoma a pintores ya maduros, con varias décadas de fama incluso: la madurez de Rufino Tamayo o Manuel Felguerez, serán un ejemplo. Llenar un documento con creadores que aún no han dejado una huella, mínimo, en las Bienales de Plástica de Baja California resulta por lo tanto una mentira. La trayectoria de los artistas plásticos de esta entidad se inició en los años setenta y ochenta, fundamentalmente: Jesús Ernesto Muñoz Acosta, Cesar Cayaschi, Roberto Gandarilla, Carlos Coronado, Franco Méndez Calvillo, Estela Hussong, Álvaro Blancarte, Enrique Ciapara, Juan Ángel Castillo, José Pastor, Pedro Peralta, Silvia Galindo Betancourt, Hugo Crosthwaite, Lurdes Figueroa, José Gonzáles Navarro, Roberto Rosique, Ignacio Abrika, Ruth Hernández, Jacqueline Barajas, José Garcia Arroyo, Laura Castanedo, Tania Candiani, Francisco Javier Galaviz, Norma Michel, Miguel Nájera, José Pastor, Benjamín Serrano, Enrique Trejo, Jaime Ruiz Otis, Daniel Ruanova, José González Navarro, Manuel Aguilar, Francisco Chávez Corrugedo, y algunos más que no recuerdo sus nombres. Habría que agregar a tres grandes creadores actuales: Pablo Castañeda, Marco Mirando y Francisco Posthewaite; incluso a Mirinia Lizardi.

Claro que un libro sobre la de Baja California reafirmaría el reconocimiento a estos artistas plásticos que anoto y otro volumen al respecto sería: “Nuevos creadores de BC. con toda la producción mini conceptualista, arte basura o arte objeto de los jóvenes de hoy; que también existen; aun sin trayectoria, la mayoría, a excepción por ejemplo de Manuel Escutia y extraordinario con varias décadas ya en esta región; al igual que Zulema Ruiz.

La mayoría de estos pintores de arte que anoto inauguraron el primer CART, de Mexicali con reconocimientos a partir de curadores nacionales de prestigio y cultivan a la vez el arte abstracto universal del siglo XX, con resonancias o es posible con influencias en la obra de Jakson Pollock, Willem de Kooning, Sam Francis, Karel Appel, George Grosz, Francis Bacon, Roberto Matta, etc. Este abstraccionismo regional de cuarenta años de trayectoria, si sería: un valiosísimo libro de “Ecos y resonancias” del arte en baja california, mismos creadores que reitero, por su calidad universal merecen una sala o un museo de plástica de Baja california. Termino anotando: Nuevos creadores merecen ser mostrados pero su trayectoria requiere del tiempo. Tamayo no se hizo en dos años.

*El autor es Profesor Emérito, UABC, por la Facultad de Arquitectura. Creador Emérito, ICBC. Artista plástico.

Comentarios