Tendencias

COVID-19

Clima Mexicali

Incendio en Mexicali

Accidente Automovilístico

Cerveza Artesanal

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Liberales y conservadores

Naturalmente, esta columna no va dirigida en particular al grupo “revolucionario” de Morena.

Por Ruben García Benavides

Naturalmente, esta columna no va dirigida en particular al grupo “revolucionario” de Morena, por el contrario, la obra de apoyo a la pobreza del presidente Adres Manuel López Obrador es fundamental necesaria, y, resulta, sin duda una prioridad a fin de que estos recursos, queden plasmado en la Constitución de por vida y ningún gobierno del partido que sea en el futuro los desaparezca. Expresado esto, entro al tema que el mismo título de este envío, obliga a ser tratado.

Empezaré por referirme a los gobiernos neo liberales.

Al margen, naturalmente de que la mayoría de mexicanos atentos al historial de los gobiernos del PRI y PAN., no desconocemos que por la ausencia de leyes que fueran contra la corrupción, aquellos sesenta años, - por acotar solo un tiempo, - existía la oportunidad entre los políticos, sobre todo del priismo, de servirse con “a cuchara grande”.

Esto se da por hecho. Mas, si este escribidor revisa la balanza en aquellos gobiernos entre corrupción y obras dejadas para el país panistas y priistas, me quedo con lo segundo: Obras, desarrollo, crecimiento, al margen que pudiera tener la importancia de: “Primero los pobres”.

Dos que tres, quizás cuatro hechos, obras que sustentan el desarrollo de México en la época liberal, en tiempos de dominio del PRI, sesenta años, se construyó la Universidad Nacional Autónoma de México. La universidad nacional produjo un enorme desarrollo del país en el campo educativo. Miles de profesionales de todos los estados de la república salieron de la UNAM. La enorme importancia de esta institución rebasa con creces la cantaleta del actual presidente y sus seguidores de lo que los constructores de la misma se pudieran haber robado. Nunca Obrador hace mención de la trascendencia de esta obra. Hoy, ya en pleno 2021 los gobiernos liberales continuaron construyendo universidades en cada uno de los estados, que superan con absoluta importancia, la letanía de los “morenitos” de la corrupción. A mediados del siglo, estos neoliberales “odiosos” construyeron el Museo de Antropología; obra primordial para rescatar lo mejor de nuestra población indigna: en este museo, nada quedó a olvido de nuestro pasado precolombino. Grandiosa obra, (tres niveles) que difícilmente puede ser superada por el sermón mediático de Morena contra la corrupción. Hoy obliga a los fanáticos de la 4T.; sobre todo los más jóvenes, visitarlo.

Tres mil o más escuelas primarias en tiempo del priismo; más de mil hospitales, mismos que hoy han sido fundamentales para el combate del Coronavirus. Una red de autopistas de primer mundo que son fundamentales para nuestro desarrollo. Esta red se inició básicamente en el periodo “odioso” de Carlos Salinas de Gortari. Estas carreteras se deben a la perspectiva visionaria de los presidentes priistas, y, naturalmente, pese a la corrupción de estos gobiernos, rebasan con creces la letanía contra de la corrupción: si te vi ya no me acuerdo; vale cien mil veces más lo que nos dejaron que lo que se pudieron robar. La ciudad de México durante los gobiernos neoliberales desarrolló un crecimiento enorme. En Baja California el gobierno de Milton Castellanos dejó una gran plaza del nuevo centro de Gobierno; edificios con diseño muy avanzado, tanto para el poder ejecutivo como para el judicial y legislativo, y el gobierno municipal y, la creación del acueducto Mexicali Tijuana es otra obra fundamental que sobrepasa la posible corrupción. Deja a la vez la obra de Milton el Instituto de Cultura de Baja California. Anterior a este organismo en B. C. sólo había abandono total de la promoción cultural.

Y, por último: los “malvados” gobiernos panistas construyeron cinco centros de las artes. Uno en cada municipio. Esta obra es un tapa bocas al fanatismo de la 4T. En cualquiera de sus enormes salas se pueden exhibir hasta cien obras de 50 x 50 pulgadas. Mi última muestra se expuso en los cinco CEARTS y culminó en el CECUT. Ningún estado de la república goza de este privilegio. ¿Decía usted algo…?

*- El autor es Profesor Emérito, UABC, por la Facultad de Arquitectura. Creador Emérito, ICBC. Artista plástico.

Comentarios