No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

La destrucción

El título de este envió tiene relación con una declaración del gobernador Jaime Bonilla Valdez misma que leí en LA CRÓNICA.

Por Ruben García Benavides

El título de este envió tiene relación con una declaración del gobernador Jaime Bonilla Valdez misma que leí en LA CRÓNICA.

Si mal no recuerdo, esto mismo le escuché en uno de sus comentarios en los medios: “Los panistas destruyeron Baja California”. No textual; no recuerdo exactamente sus palabras.

Si bien, esta columna intenta plantear algunos logros estructurales de los tiempos del PAN en el gobierno, no soy sin embargo fiel defensor del panismo y antes bien, mis comentarios se rigen por el cerebro y no por maniqueísmos políticos.

Cuando Jaime Bonilla Valdez llegó al Gobierno yo fui uno de los pocos comentaristas que escribí en su tiempo que era muy importante que Bonilla gobernara cinco años y no dos, ya que, en cinco años en el gobierno se pueden realizar planes de infraestructura y avance en la entidad en varias de sus áreas; que dos años solo servían para nada. Esto al margen de los reclamos legalistas de la Corte y opositores políticos que naturalmente se negaron a permitir cinco años de gobierno.

A la vez, en el caso de la caseta de peaje que se encuentra en Playas de Tijuana, en uno de mis envíos le di totalmente la razón al gobernador Jaime Bonilla. Esta caseta de  cobro ya resulta absolutamente injusta. Puede ser acusada de prepotencia del gobierno federal si persiste en dejarla. Hoy no sé qué habrá pasado al respecto. – Retomo el tema.

De los panistas, “destructores malvados”. En la década de los ochenta, cuando los panistas llegaron al poder el cruce de tráfico de la avenida Independencia y López Mateos era verdaderamente un caos, desesperante, angustioso. Por la avenida Independencia, las filas de autos llegaban hasta la clínica 28 del IMSS. Mínimo 15 minutos para cruzar la López Mateos. Se construyó el primer paso a desnivel entre estas dos avenidas y se acabó el problema. Lo hizo el PAN

Los gobiernos panistas a la fecha de la llegada de Morena al gobierno de Baja California construyeron seis pasos a desnivel y puentes para la agilidad del tráfico de las múltiples avenidas y desarrollos del panismo en esta capital. Sin duda el más importante es y fue el cruce de López Mateo y Lázaro Cárdenas. -Para presumir; orgullo de los panistas-. Todos estos pasos a desnivel son un orgullo a la vez, de Mexicali. Dudo que en el país haya ciudades con esta fluidez de tráfico. Ni Guadalajara o Monterrey se pueden comparar con Mexicali. Y qué decir de Tijuana que sigue padeciendo una desesperante congestión de tráfico. De hecho, Tijuana es hoy un martirio caer en “sus garras”. Simplemente de la zona del aeropuerto hacia la terminal de autobuses dura el conductor unos cuarenta minutos en lograr el recorrido. He allí una tarea de Bonilla que debería de resolver, para la que son muy afectos los de Morena. Mexicali hoy, es un orgullo nacional en materia de vialidades.

Y termino acotando: para orgullo nacional, Baja California es de hecho un ejemplo a seguir por otros gobiernos del país, respecto de espacio culturales. Cuando los “mexiquillos” llegan a Baja California se quedan con la “boca abierta” al constar la  belleza arquitectónica de los cinco Centros de las Artes que los panistas construyeron; uno en cada municipio. Y no se diga más. Al buen entendedor pocas palabras. Menos grilla y más hechos. Y que mi cerebro me siga orientando

*- El autor es artista plástico.

Comentarios