No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

La consulta nacional

Este domingo se llevará a cabo, a nivel nacional, la primera consulta popular que pretendía en su concepción que se preguntara a los mexicanos si deseaban que los ex presidentes de la República.

Por Cosme Collignon

Este domingo se llevará a cabo, a nivel nacional, la primera consulta popular que pretendía en su concepción que se preguntara a los mexicanos si deseaban que los ex presidentes de la República Mexicana fueran enjuiciados por sus actos de corrupción y daño a la población por sus actos de gobierno.

Sabemos que era una promesa del presidente, Andrés Manuel López Obrador. Claro al puro estilo de Poncio Pilatos en el juicio de Jesucristo, que el pueblo decida si es ejecutado o salvado de la crucifixión. Después, Pilatos se lavó las manos, fue una decisión del pueblo hebreo. López Obrador tampoco quiere ensuciarse las manos, quiere que el pueblo decida: “el pueblo es el soberano, es el que manda”.

Vamos a transcribir la pregunta que elaboraron los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, evitando una pregunta en la que se incluían los nombres de los ex presidentes: “¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”. Una auténtica galimatía que fue elaborada por los sesudos magistrados de la SCJN.

Aquí quiero hacerle una pregunta amigo lector ¿esta pregunta incluye a otros funcionarios de diferentes niveles de gobierno? Si es así, entonces habrá que incluir a personajes perversos como Marcelo Ebrard y la línea 12 del Metro de la Ciudad de México que sufrió un derrumbe de una trabe por el que murieron 26 personas; un Javier Duarte, ahora detenidos, por la muerte de niños con cáncer a los que se les aplicó agua destilada en vez del medicamento, etc.

Este ejercicio democrático no creo que alcance el número que se espera para que se emprenda el proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en años pasados por los actores políticos, pero servirá para medir la fuerza que representaría la opinión popular en un asunto que creo no llegará al juicio de los ex presidentes, aunque muchos quisiéramos que ocurriera.

En lo futuro se tiene que pensar en un mecanismo más barato para las consultas, sobre todo en estos tiempos en que la o el internet forma parte importante en las comunicaciones humanas a través de diferentes plataformas y equipos. Una consulta en la que la CURP sea nuestra entrada a la participación y que una vez votado el asunto, este código de identidad quede bloqueado.

Inclusive, serviría para una mayor participación de ciudadanos que no se encuentren en sus lugares de residencia, inclusive el extranjero. Se tienen que hacer pruebas ya por parte del INE y los organismos estatales para implementar estos sistemas y así ahorrarse millones de pesos en boletas, mamparas, urnas, etc.

Yo hubiera preferido que Andrés Manuel López Obrador hubiera ordenado la elaboración de una denuncia de hechos en contra de cada uno de los ex presidentes y haberla presentado su gabinete jurídico ante la Fiscalía General de la República. La pregunta que hacen a diario ¿realmente se podrá enjuiciar a los ex presidentes o es solamente para calmar al pueblo? Habrá que ver qué pasará.

Comentarios