Tendencias
Cintilla de tendencias

COVID-19

Dólar

Navidad

Clima Mexicali

Águilas de Mexicali

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

La birome y el futbol

Pueden ser grandes, pequeñas y medianas. De plástico, de madera o cromadas. Hay azules, negras, verdes, rojas o de cualquier otro color de moda.

Por Marco Antonio Hermosillo

Pueden ser grandes, pequeñas y medianas. De plástico, de madera o cromadas. Hay azules, negras, verdes, rojas o de cualquier otro color de moda como así también infinitos diseños que la identifican a simple vista. Lo cierto es que el bolígrafo o, mejor dicho, la birome, tal vez sea el mayor invento del siglo XX que resiste el avance de la tecnología y el paso del tiempo.

Una birome, bolígrafo, pluma esferográfica, lapicera, lapicero, esfera, plumero, esferógrafo, pluma o puntabola es un instrumento de escritura consistente en una punta de carga, que contiene una bola, generalmente de acero o wolframio, que en contacto con el papel, va dosificando la tinta a medida que se la hace rodar, del mismo modo que un desodorante de bola. Puede ser de punto fino, mediano o diamante. La birome es el instrumento de escritura más popular y utilizado del mundo. Básicamente es un tubo de plástico o metal que contiene la tinta, teniendo en un extremo la punta de escritura, que engarza una pequeña esfera o bola, de la que toma el nombre, y que sirve para regular la salida de tinta al papel de forma fluida y constante. Este tubo o “carga” se encuentra en el interior de un armazón que permite asirlo con comodidad. Dicho armazón puede ser de dos partes o de una sola, con diversos mecanismos que sacan o retraen la punta de la carga para protegerla de golpes y evitar que manche cuando se lleva en el bolsillo.

La popular birome nació gracias a la genial inspiración del húngaro-argentino Ladislao Biro (1899-1985), una verdadera mente brillante que no conocía de límites a la hora de inventar cosas.

Así, en 1938, diseñó un concepto muy básico: un tubo con un resorte conectado con una pequeña bolilla y un pistón. Pero había dos problemas: uno técnico y otro legal.

“El problema técnico era inviable: eso no podía funcionar nunca porque aumentaba mucho la presión del resorte, se desgastaba la bolilla y salía un chorro de tinta. Era muy básico y primitivo”.

En cuanto a lo legal, en 1888 ya existía una patente norteamericana idéntica a su idea: un tubo, un pistón, un resorte y una perilla para ajustar la presión del resorte. “La había inventado John Loud y era para marcar fardos de algodón con brea en el Sur de Estados Unidos. Ese invento tampoco había funcionado”.

Pero cuenta una leyenda que el encontrarse descansando en la banca de un parque observo que unos jugaban futbol y en determinado momento la pelota rodó por el pasto y metros más adelante estaba un charco de agua y la pelota lo cruzo, pero al salir Biro se percató de algo que llamó su atención: una figura esférica que se autoabastecía de líquido y ahí nació la idea final, del invento ocasionado por el deporte más popular del mundo.

El producto explotó en los EE.UU y en la década de los cincuentas, su creador le vendió la licencia a Europa.

Hoy en día es uno de los productos más vendidos del mundo.

*- El autor es Coordinador del Área Pericial del Instituto INJUS.

Comentarios